Jordi Sánchez.
Jordi Sánchez acude a declarar a la Audiencia Nacional. EUROPA PRESS

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha denegado este viernes la libertad solicitada por el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sánchez, así como los permisos extraordinarios para poder acudir al Parlamento de Cataluña al acto de investidura previsto para el próximo lunes. El magistrado mantiene así la medida cautelar de prisión provisional comunicada y sin fianza para el candidato a president.

La Fiscalía del alto tribunal se había opuesto a que el número 2 de Junts per Catalunya (JxCAT) saliese de la cárcel y a que se le concediese el permiso ante el riesgo de reiteración delictiva.

En un auto de 26 páginas, el juez basa su decisión en ese riesgo de reiteración delictiva. "La investigación muestra que los partícipes en el delito se concertaron a perseverar en su táctica", señala y recuerda la reciente integración de Sánchez en una candidatura electoral "que se ha opuesto, expresa y permanentemente, a abordar cualquier gestión política que no sea la de implementar la república que declararon".

Llarena apunta que el líder soberanista ya concurrió privado de libertad a las elecciones autonómicas del 21 de diciembre, y que "no ofrecía para sus electores el liderazgo que ahora reclama". El cabeza de lista de JxCAT fue Carles Puigdemont, pero la semana pasada renunció "provisionalmente" a ser candidato a la presidencia de la Generalitat por la orden de detención que pesa sobre él si entra en España.

El auto agrega que la candidatura presenta otros integrantes "todos ellos con el mismo número de apoyos en los electores en los que no se aprecian los riesgos colectivos que tratan de conjurarse" y recoge que el diputado puede participar en las decisiones parlamentarias mediante la delegación de su voto.

Al Tribunal Europeo de Derechos Humanos

Tras esta denegación por parte del juez, la defensa de Jordi Sànchez ha confirmado que este lunes a las 8.00 horas presentará una demanda de medidas cautelares ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TDEH) de Estrasburgo para que pueda acudir al pleno de investidura. Su abogado, Jordi Pina, ha querido dejar constancia de que la resolución del Supremo no les ha sido notificada hasta las 16.35 horas "una vez el TEDH se encontraba ya cerrado".

Horas antes, fuentes de la Presidencia del Parlament ya habían asegurado que el presidente de la Cámara, Roger Torrent, agotaría "todas las vías para defender los derechos de los diputados y la soberanía del Parlament" y que llevaría el caso de Sánchez al TDEH "para defender los derechos de participación política de Jordi Sánchez". Está previsto que este viernes por la tarde aborde con JxCat la situación.

Fuentes del partido indican que el grupo es partidario de que el pleno de investidura no se suspenda porque "el Parlament es soberano y no puede estar sometido a la voluntad de un juez".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.