Jordi Sánchez.
Jordi Sánchez acude a declarar a la Audiencia Nacional. EUROPA PRESS

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha opuesto a que el número 2 de Junts per Catalunya (JxCAT), Jordi Sànchez, quede en libertad ni tampoco se le conceda el permiso para que el próximo lunes pueda acudir al pleno de investidura en el Parlament.

El Ministerio Público considera que prevalece el riesgo de reiteración delictiva importante, motivo por el que se encuentra en prisión preventiva desde el pasado mes de octubre.

Sanchez había solicitado al magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena que le ponga en libertad para poder presidir la Generalitat, tras la renuncia de Carles Puigdemont y su presentación como candidato por parte del presidente del Parlament, Roger Torrent. Ahora será el juez Llarena quien ha de tomar la decisión aunque ya anunció el pasado miércoles que se da de plazo hasta el mismo lunes para decidir.

En este sentido, la Fiscalía ha pedido al juez Pablo Llarena que rechace tanto la puesta en libertad como el permiso para acudir solamente al pleno del lunes, día 12, al entender que existe riesgo de reiteración delictiva.

La defensa de Sánchez hizo una primera petición en la que solicitaba a Llarena su puesta en libertad para acudir al Pleno del Parlament, pero como el juez dio un plazo de cinco días a las acusaciones para que informen al respecto -que termina el mismo lunes-, el abogado de Sánchez dirigió un segundo escrito con una petición directa de un permiso para salir únicamente el próximo lunes día 12 de marzo.