11M
¿Culpables
o
inocentes?

Jamal Zougam parecía perfectamente integrado en la comunidad española.

Tenía un trabajo, -regentaba un locutorio, el Nuevo Siglo, en el número 17 de la calle Tribulete, en el madrileño barrio de Lavapiés-, papeles en regla y era bastante popular entre la comunidad marroquí de Lavapiés, compuesta por más de 100.000 personas.

Sin embargo, esta apariencia escondía detrás de sí un constante coqueteo con los islamistas radicales que visitaban su local -como Abu Dahdah, jefe de una célula terrorista-. De hecho, tanto la Unidad Central de Información Exterior como el CESID (hoy Centro Nacional de Inteligencia), lo tenían en sus archivos desde 2000.

A Zougam se le acusaba de haber participado en la colocación de bombas en los trenes, así como de facilitar las tarjetas de los teléfonos utilizados en los artefactos.

Fue Reconocido por pasajeros de los trenes y sus huellas estaban en la furgoneta hallada el mismo 11-M en la localidad madrileña de Alcalá de Henares -la famosa Kangoo, que sirvió a los presuntos terroristas para desplazarse desde Chinchón hasta el apeadero de Alcalá, en donde tomaron los trenes-.

Jamal Zougam se enfrentaba a una pena de 38.654 años de cárcel, pero finalmente ha sido condenado a 42.922.

DECLARACIÓN DE JAMAL ZOUGAM

Tras declararse inocente de todos los cargos, Zougam ha respondido a la fiscal en correcto español, con algo de acento marroquí, que no conocía ni a Serham 'El Tunecino, ni 'El Chino', presuntos jefes operativos del 11-M, por lo que no pudo venderles tarjetas de teléfono.

Yo nunca he visto bombas, ni entiendo de eso Zougam ha negado haber enseñado a activar la alarma de los teléfonos móviles con los que se cometieron los atentados: "Yo nunca he visto bombas, ni entiendo de eso", interrumpido por el juez porque no se le estaba pregunta por eso.

Preguntado por dónde se encontraba a la hora de los atentados, Zougam ha respondido que estaba durmiendo: "El día del atentado me levanté a las 10 de la mañana y entré a trabajar pasadas las 11.00 horas", para añadir que se enteró del mismo por los medios de comunicación.