Uno de los premios más reñidos, el de mejor actriz de drama, fue a parar a Glenn Close por La buena esposa.
Jeff Bridges acepta entusiasmado el premio honorífico Cecil B. deMille.

Página 1 de 8