Juliana Martins Rosa. Investigadora del Hospital Nacional de Parapléjicos. Foto.Carlos Monroy // SESCAM

La neorocientifica Juliana M. Rosa, obtentora de un contrato del programa Ramón y Cajal de la Agencia Estatal de Investigación que le otorga estabilidad para seguir investigando en el toledano Hospital Nacional de Parapléjicos, ha asegurado que para llegar a este "pódium" ha tenido que vivir en cuatro países distintos para poder desarrollar su carrera científica, dejando para ello su Brasil natal y desplazando en su periplo internacional a la familia que ha formado en España. "Cuesta llegar hasta aquí porque hay muy pocas posibilidades. Es una tabla de salvación".

Página 1 de 10