Hinchas
Un aficionado buscar entradas para la final de la Champions en la Plaza de Callao de Madrid. Sportyou

La final de la Champions League entre Tottenham y Liverpool va a dejar en Madrid unas cantidades ingentes de dinero en la ciudad, pero no todo va a ser legal. Tras los grandes números en los servicios de alojamiento, hostelería y venta de productos oficiales hay un mercado negro en el que se mueven cifras tanto o más grandes.

La llegada de los más de 70.000 aficionados ingleses por las puertas del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas ya implica un problema: la mitad no tiene entrada. Esto ha provocado que el centro de Madrid sea un hervidero de aficionados dispuestos a pagar casi lo que sea por ver el encuentro del sábado. Algunos apuestan por ser discretos y otros no, que directamente se pasean por las zonas de Sol, Callao, Gran Vía o Plaza Mayor con carteles que rezan "Busco entradas para la final de la Champions".

Pese a la vigilancia de la UEFA y de las autoridades españolas, es complicado evitar esta situación. A poco más de un día, ya hay entradas de reventa a precios superiores a los 3.000 euros.

El agosto de mafias y manteros

Las falsificaciones y productos ilegales supone un mercado muy importante en el mundo del fútbol, aunque totalmente ilegal. La afluencia de público estos días en el centro de Madrid hace que afloren mucho más los puestos ambulantes de manteros en los que hay de todo: camisetas, botas, equipaciones completas e incluso balones de la Champions League.

La Policía Municipal se resigna y hace un poco la vista gorda. Este jueves, después del multitudinario concierto gratuito del cantante colombiano Sebastián Yatra en la Puerta del Sol, las calles de subida a la Plaza de Callao estaban repletas de manteros que iban ofreciendo sus productos a la gente.

Rozando la medianoche, cuando los municipales estaban más centrados en que el desalojo de Sol fuese lo más tranquilo posible, Callao se llenó de vendedores ambulantes, apoyados, irónicamente, en la tienda oficial de la UEFA que se ha colocado en la centrica plaza madrileña.

No obstante, a las operaciones grandes de venta de productos falsos sí se les mete mano. La Policía Local de Sevilla decomisó el jueves 1.500 bufandas falsas que un hotel iba a regalar a sus huéspedes, y este viernes fueron detenidas seis personas en Madrid. En esta última redada, la Policía Nacional se ha incautado de 2.000 prendas falsas en una tienda aledaña al estadio Santiago Bernabéu y en un comercio de Colmenar Viejo. Seis personas han sido detenidas.

Alojamientos ilegales, la pesadilla de los hoteleros

La altísima demanda de alojamiento en Madrid y alrededores ha disparado los precios. Pese a que la oferta hotelera de Madrid es altísima, la ocupación ya está al borde del 100%, lo que ha sido una bendición para los particulares, que se han decidido a alquilar sus propias casas o apartamentos.

Desde casas de estudiantes que están aprovechando la coyuntura para salir de la ciudad y ganarse un buen sobresueldo, pasando por familias que se irán este fin de semana para dejar su casa a unos ingleses necesitados de cuatro paredes y un colchón para pasar los días. Todo ello a precios desorbitados y que suponen un serio problema para los hoteleros.

El problema del alojamiento, además, es que el altísimo precio de las habitaciones (sea legal o ilegal) repercute en los fans. "Es hora de dejar de aprovecharse de la lealtad de los aficionados. Estamos pidiendo medidas de protección al consumidor para detener el aumento exponencial de los precios, y para detener la práctica de subir los precios fijados”, señaló a Reuters Joe Blott, presidente de la peña de hinchas 'Spirit of Shankly' del Liverpool.