Aeropuerto de Barajas
Movimiento de viajeros en el aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez. J.J. Guillén / EFE

La llegada masiva de aficionados ingleses a Madrid por la final de la Champions entre Liverpool y Tottenham condiciona toda la actividad en el aeropuerto de Barajas Adolfo Suárez, que registrará unas cifras inéditas en su historia con más de 1.500 vuelos programados y 55.000 asientos extra.

El aeropuerto madrileño ha diseñado un dispositivo excepcional para afrontar el atasco de llegadas de hinchas británicos, que aterrizarán en 400 vuelos comerciales y 1.100 privados.  Los números reflejan la trascendencia del partido, pues se registrarán 7.278 vuelos que trasladarán a más de 1 millón de pasajeros.

El domingo se batirá el récord histórico de operaciones y pasajeros programados en un solo día, con 1.744 despegues y 239.379 asientos, de los que casi 60.000 corresponderán a aficionados ingleses.

Atasco de jets privados

El aumento de los vuelos privados es la causa principal del atasco que se vivirá en Barajas, por lo que el aeropuerto dispondrá de un 50% más de controladores y reforzará el operativo con 500 personas extra.

El aeródromo madrileño prevé la llegada de más de 50.000 hinchas ingleses, a los que trasladará de forma controlada desde las puertas del avión hasta la zona de en la que serán recogidos para evitar cualquier problema.

La Policía Nacional ejecutará un despliegue de 4.700 agentes y prestará especial atención a los vuelos que lleguen desde los aeropuertos británicos de Liverpool-John Lennon, Londres-Heathrow, Londres-Gatwick, Luton, Stansted y Manchester. En esos aeródromos también se ha aumentado la seguridad para evitar el desplazamiento de los hooligans más peligrosos a España.

En cualquier caso, Barajas no será el único punto de entrada a España para quienes quieran disfrutar de la final de la Champions, ya que una importante oleada de hooligans establecerá su cuartel general en Burgos, lo que ha obligado a la Policía Nacional a establecer un dispositivo de seguridad en la capital burgalesa. También hay que tener en cuenta a los aficionados que llegarán a la capital por carretera procedentes de la costa mediterránea.