España sigue soñando en Tokio 2020 pese a los batacazos iniciales: las medallas que todavía pueden llegar

Los palistas Saúl Craviotto (i), Marcus Cooper Walz (2d), Carlos Arévalo (2i) y Rodrigo Germade.
Los palistas Saúl Craviotto, Carlos Arévalo, Marcus Cooper Walz  y Rodrigo Germade.
EFE

La delegación española no ha arrancado los Juegos Olímpicos de Tokio como esperaban ni los aficionados ni los propios deportistas. Prueba de ello fueron las lágrimas de todo uno de los favoritos a sacar un oro del equipo nacional, el judoca Niko Sherazadishvili, cuando cayó eliminado y no pudo ni pelear por subirse a alguno de los cajones del podio.

Desde el judo hasta el ciclismo, pasando por el triatlón o el tenis, varios deportistas han dejado que desear, como Alejandro Valverde, Garbiñe Muguruza, los triatletas Mario Mola y Javier Gómez Noya o el taekwondista Adrián Vicente. Sin embargo, los aficionados españoles no han de desesperar porque "al loro, que no estamos tan mal" y todavía pueden llegar muchas otras medallas.

Muchos de los grandes nombres con los que España llegaba a Tokio todavía no han debutado. Saúl Craviotto, Sandra Sánchez o Lydia Valentín son tres de los principales candidatos al oro olímpico en sus disciplinas. Salvo la karateca, tanto Craviotto como Valentín saben lo que es ser campeones en unos Juegos y siguen ostentando medallas olímpicas.

Otros como Mireia Belmonte, Damián Quintero u Orlando Ortega, también son deportistas de los que se esperan grandes cosas en Tokio 2020. Hasta ahora, solo ha debutado la nadadora, que se quedó a las puertas de la medalla en la final de 400m estilos, pero que todavía puede luchar por llevarse algún metal en otra modalidad.

Tampoco hay que descartar alguna sorpresa que puedan dar en atletismo Mo Katir o Ana Peleteiro, y en vela, que tantas alegrías suele dar en citas olímpicas, la pareja del 470 femenino formada por Silvia Mas y Patricia Cantero.

Los equipos, la gran esperanza

Por si fuera poco, en los deportes de equipo tanto masculinos como femeninos, España tiene grandes bazas para llevarse metales de vuelta a casa. Los chicos de baloncesto, fútbol, balonmano y waterpolo han arrancado con buenas sensaciones y partido tras partido están demostrando por qué hay tantas esperanzas depositadas en ellos.

En los femeninos, el agua es la protagonista. El equipo de waterpolo sale como el principal candidato tras presentarse en Tokio aplastando a sus rivales y como campeonas de Europa y subcampeonas del mundo. También en natación sincronizada, con la vuelta de Ona Carbonell a unos Juegos tras ausentarse en Río 2016, aunque con menos caché que en años anteriores, España buscará la gloria en la piscina para engrosar su medallero. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento