Las lágrimas de George Russell tras la dolorosa derrota en Sakhir: "Estoy totalmente destrozado"

George Russell, tras el GP de Sakhir
George Russell, tras el GP de Sakhir
F1

George Russell lo ha hecho casi todo bien en su primera, y quizá única, oportunidad como piloto de Mercedes, pero las lágrimas con las que entró en meta del GP de Sakhir dan buena muestra de lo doloroso que fue para él ser derrotado de la manera que lo fue.

El piloto que llegó para sustituir a Lewis Hamilton para una carrera (de momento, aún tiene que dar negativo en el test PCR previo a Abu Dhabi) logró batir a Valtteri Bottas en los libres, y después de quedarse a sólo 26 milésimas en la clasificación, le ganó la partida en la salida al finlandés, que cada vez demuestra menos por qué merece un asiento fijo en Mercedes.

El equipo no estuvo a la altura de lo esperado, y un error grosero e indigno de los grandes dominadores de la Fórmula 1, quizá por complacencia ante el éxito, les hizo perder un doblete, con Russell como primero y Bottas como segundo. Equivocarse de juego de neumáticos entre sus pilotos, además de poder costarles una seria penalización, obligó a sus pilotos a apretar más de lo debido en la recta final, y ahí es donde Russell demostró por qué está considerado como un futuro campeón del mundo en potencia

El mismísimo Fernando Alonso le ha calificado como el joven que más le ha sorprendido. En apenas cuatro vueltas se quitó de encima otros tantos rivales, Bottas el primero, y cuando estaba a punto de adelantar a Pérez... pinchazo. Descorazonador es poco. Las lágrimas y gritos de rabia le brotaron por la radio, mientras el equipo sólo podía pedir perdón. Al final fue octavo, pero sabe a muy poco.

"Destrozado. Absolutamente destrozado. Simplemente no estaba destinado a ser esta noche, pero estoy orgulloso del trabajo que hicimos allí. Tendremos nuestra oportunidad nuevamente. Felicidades a Sergio Pérez. Nadie se merece una victoria más que él", resumió en twitter, aunque dijo mucho más sin palabras con la imagen de la derrota: tirado en el suelo, con los ojos cerrados y las manos en la cara, intentando digerir lo que le había pasado.

Toto Wolff, jefe de Mercedes, ha prometido que no será su última oportunidad. "Este es solo el comienzo de un cuento de hadas que no funcionó hoy y yo diría que ha nacido una nueva estrella", aseguró el responsable del equipo alemán, que se encuentra en plenas negociaciones para renovar a Hamilton en Mercedes... aunque quizá no le haga falta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento