La F1 se planta ante las limitaciones por el coronavirus: si Ferrari y AlphaTauri no pueden competir, no habrá campeonato

Charles Leclerc, piloto de Ferrari
Charles Leclerc, piloto de Ferrari
EFE

La volatilidad con la que se están tomando decisiones en el deporte para tratar el tema del coronavirus hace que eventos que están confirmados un día pueden suspenderse, aplazarse o disputarse en función de lo que decidan las autoridades.

La Fórmula 1 se ha visto afectada de lleno, ya que fue uno de los primeros campeonatos importantes que decidió cancelar sin fecha de disputa el GP de China, si bien hay otros que están en el aire. El factor determinante es que los competidores de países afectados por el brote puedan aterrizar allí o no.

Este elemento ha hecho que, por ejemplo, se suspenda la carrera de MotoGP en Catar (no así en Moto2 y Moto3, porque ya estaban allí), dado que han impuesto la prohibición de viajar desde Italia y Japón, entre otros. Al ser dos países que cuentan con numerosos miembros, decidieron descartar que la máxima categoría pudiese correr.

Algo similar puede pasar en la Fórmula 1, con dos equipos en el foco además de suministradores y miembros de otras escuderías: Ferrari y AlphaTauri.

Los dos equipos tienen sede en Italia, y de hecho la primera ya ha limitado mucho el acceso a Maranello, cerrado sus museos y sometido a pruebas constantes a sus trabajadores. El problema es que pueden verse vetados a la entrada a países, algo que a día de hoy no les afectaría en las primeras carreras, pero sí puede que más adelante.

Desde la máxima cabeza deportiva de Liberty Media, dueños de la Fórmula 1, han avisado: o corren todos los equipos, o no hay campeonato. Ross Brawn fue claro: "Si se impide que un equipo ingrese a un país, no podemos llevar a cabo esa carrera. Además, no sería una carrera válida para el campeonato porque eso sería injusto".

En declaraciones a Reuters, el director de la Fórmula 1 señala que en caso de que un equipo decidiese, de motu proprio, no ir a un Gran Premio, la medida a tomar sería distinta. "Esa sería su decisión, pero cuando un equipo no puede ir a una carrera porque lo decide el país que organiza el evento, es difícil tener una competición justa", advirtió.

El exjefe de Mercedes no oculta su preocupación, y admite que están tratando de que se disputen todas las carreras, pero "de manera responsable". "Estamos minimizando el número de gente en el paddock, y hemos pedido a los equipos que manden al menor número de personas necesarias para un Gran Premio", señala.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento