Las 5 preguntas que debería responder Luis Enrique el día 27

Luis Enrique, rodeado por Molina y Rubiales, en su presentación como seleccionador español.
Luis Enrique, en su primera presentación como seleccionador español.
EFE
El seleccionador nacional de España, Luis Enrique Martínez.

luis enrique martínez

  • Gigón, España, 8 de mayo de 1970
  Balance como seleccionador: 5V-0E-2D

Luis Enrique volverá a sentarse en los banquillos de la selección española después de que se oficializase su vuelta y la salida del hasta ahora seleccionador, Robert Moreno. 'Lucho' será presentado el próximo día 27 de noviembre, en el que dará una rueda de prensa llena de incógnitas por resolver, con respecto a su llegada, la relación con Robert Moreno, su ruptura... Desde aquí, aprovechamos para sugerir cinco cuestiones que el nuevo seleccionador debería aclarar.

¿Cómo valora el trabajo de Robert Moreno en su ausencia?

Luis Enrique tendrá que hacer un análisis de cómo cree que ha trabajado su predecesor -y antiguo pupilo- en su breve andadura como seleccionador. Dejando de lado los tres partidos que dirigió Moreno, siendo aún seleccionador el asturiano, Robert tiene mejores números que Luis Enrique

El barcelonés dirigió un total de seis partidos -y otros tres como interino-, en los que ganó cuatro y empató dos, quedando invicto en su etapa con España. Por su parte, 'Lucho', con un partido más, tiene un balance de cinco victorias y dos derrotas, que le costaron la clasificación a España en la UEFA Nations League. Sin embargo, es cierto que los compromisos de Moreno eran contra rivales, a priori, más sencillos que los de Luis Enrique.

¿Por qué no sigue Robert Moreno a su lado?

Sin duda, otra de las grandes incógnitas que trae la vuelta de Luis Enrique es por qué en esta segunda etapa no contará con una pieza clave de su cuerpo técnico que le ha acompañado durante casi diez años. La respuesta, en un principio, radica en una ruptura en su relación personal por algún desencuentro que hayan tenido en los meses en los que Robert estuvo como seleccionador.

Según varias informaciones, Luis Enrique puede estar molesto por la falta de apoyo de su amigo cuando falleció su hija Xana o por la reacción de Robert cuando supo de las intenciones de Luis Enrique de volver.

¿Ha hablado ya con algún futbolista?

Una buena forma de calibrar cómo ha encajado el cambio de entrenador el vestuario es saber si ha recibido mensajes de bienvenida por parte de los jugadores, o si de alguna manera u otra le han contactado. Si bien es el técnico el que ha contactado con los jugadores, Lucho mostraría una actitud pacificadora siendo conocedor de la convulsa situación que vive la selección.

¿Qué cambios va a traer a la selección?

Desde el staff técnico hasta las convocatorias. La llegada de Robert Moreno trajo cambios a La Roja, pese a haber sido discípulo de Luis Enrique. Jugadores como Isco, Koke o Diego Llorente desaparecieron de las convocatorias con el ex seleccionador y otros como De Gea fueron relegados al banquillo. Ahora con la vuelta del ex del Barcelona, habrá que ver si estos jugadores vuelven a recuperar el peso que tuvieron con él o si continúa con la dinámica que traía Moreno.

Por otro lado, Luis Enrique tendrá que contar quién formará parte de su cuerpo técnico, sobretodo tras la desvinculación de Robert de su equipo de trabajo. La vuelta de Unzué como segundo es un secreto a voces que solo tendría que confirmar el seleccionador.

¿Por qué ahora?

La vuelta del técnico a La Roja se fraguó de una manera extraña. El pasado 18 de noviembre, a lo largo del día, empezó a crecer el rumor del cambio de seleccionador algo que nadie se planteaba antes del parón de selecciones. El mismo día que España se enfrentaba a Rumanía, se filtró y prácticamente se oficializó la sucesión en el banquillo, sobretodo tras el desplante de Moreno en la rueda de prensa post-partido y su salida entre lágrimas del estadio. De ahí surge la cuestión, ¿por qué no esperar unos días, reconocer el trabajo de Robert, y hacer una transición más dulce?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento