España cumple ante Rumanía entre rumores sobre la vuelta de Luis Enrique

España celebra uno de los goles ante Rumanía
España celebra uno de los goles ante Rumanía
EFE

España aplastó a Rumanía y con ello cumplió con el objetivo marcado, ser primera de grupo y asegurar así ser cabeza de serie en la Eurocopa que se disputa el próximo verano. 

Sin embargo, el choque estuvo marcado por un runrún previo, y es que parece que este ha sido el último partido de Robert Moreno al frente de la selección española, pues Rubiales desea el regreso de Luis Enrique para que diriga a la selección en el torneo continental.

Lo que comenzó como un rumor se extendió como la pólvora y España saltó al campo en medio de numerosas informaciones que aseguraban que la decisión ya estaba tomada y que hoy, en la Junta Directiva de la Federación Española, se hará oficial el relevo en el banquillo de la selección española con Robert Moreno dejando su lugar al que fuera hasta hace poco su jefe, Luis Enrique.

No parecía, desde luego, el ambiente más adecuado para afrontar un duelo en el que había cosas importantes en juego, pero está claro que a los jugadores no les afectó lo más mínimo. España tuvo un inicio arrollador en el que pasó por encima de una selección rumana limitada y que dio una muy pobre imagen.

El primer aviso lo dio Gayá, al que se le anuló un gol por falta previa tras un pase de Carvajal, y después llegó un remate precioso de Cazorla al larguero. Fueron los preámbulos, pues en la siguiente acción llegó el tanto. De nuevo el lateral madridista irrumpió en el área, su disparo dio en un zaguero visitante y Fabián, oportunista, no tuvo más que empujar el balón al fondo de la red para abrir el marcador.

A punto estuvo Puscas de lograr el empate en la única ocasión visitante pero no fue más que un espejismo, con una España arrolladora que llegaba constantemente a la meta rumana. 

Pasada la media hora llegó el segundo en un cabezazo de Gerard Moreno a pase de Cazorla y entonces España se desató. De nuevo el delantero del Villarreal marcó tras una gran jugada entre Cazorla y Gayá y Gerard de nuevo fue protagonista del cuarto gol, pues un centro suyo a Morata fue desviado por Rus, que marcó en su propia portería.

El 4-0 al descanso había dejado el partido más que sentenciado y convirtió la segunda mitad en un auténtico trámite con mucho dominio español y pocas ocasiones claras. Lo rozó Sergio Ramos, siempre ambicioso, al poco de pasar por los vestuarios, y lo logró Oyarzábal en el tiempo de descuento para redondear el resultado.

Ahora falta saber quién será el seleccionador, una situación que no debe alargarse demasiado pues a quien menos conviene la inestabilidad es al propio equipo español. El doloroso recuerdo de lo sucedido en el pasado Mundial de Rusia está aún demasiado reciente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento