Casanova, su último amor

Casanova, su último amor

Sinopsis

Siglo XVIII. El exilio obliga a Giacomo Casanova a llevar su afición por el placer, el juego y la aventura hasta una ciudad donde nunca ha estado antes: Londres. El idioma no es problema para Casanova, que no tarda en hacer amistades. Allí conoce a una joven prostituta, Marianne de Charpillon, que se convertirá en una verdadera obsesión para él, hasta el punto de hacerle olvidar al resto de mujeres. En un intenso tira y afloja, Marianne le propondrá un desafío: la tendrá cuando deje de desearla.

Mujeriego para unos, eterno enamorado para otros, la siempre controvertida figura de Giacomo Casanova se pone en el centro de este largometraje donde Benoît Jacquot (Adiós a la reina) incide en su lado más romántico. Inspirada en las propias memorias de este libertino veneciano, Casanova, su último amor presenta a este personaje como alguien absorbido por su propio mito y obsesionado por la emoción del juego de la seducción, con especial atención al placer femenino. Ambientada durante su breve estancia en Londres, la película relata su primer fracaso sentimental en un intenso tira y afloja entre el protagonista y una joven prostituta donde se mezclan las emociones con la tentación del deseo carnal. Vincent Lindon (Rodin) se pone en la piel de este hombre que intentó cautivar a sus parejas desde la amistad y el respeto en un film que reflexiona sobre las diferencias entre sexos en el siglo XVIII, pero con reminiscencias en nuestro presente. Completan el reparto Stacy Martin (Mal genio), Valeria Golino (Retrato de una mujer en llamas) y Julia Roy (Eva), entre otros.