Liberté

Sinopsis

1774. En algún lugar entre Postdam y Berlín, Madame de Dumeval, el Conde de Tesis y el Duque de Wand, disolutos expulsados de la puritana corte de Luis XVI, buscan al Duque de Walchen, un seductor y libre pensador alemán. En un país donde predomina una hipócrita defensa de la virtud, los nobles intentarán mejorar la imagen del libertinaje y propagar sus ideas contra los límites morales y la autoridad. Para ello deberán encontrar un lugar seguro en el que continuar con sus prácticas licenciosas.

Albert Serra (La muerte de Luis XIV) vuelve a dirigir una película de época cuyos ecos retumban en la actualidad. Ambientada en los años previos al estallido de la Revolución Francesa, Liberté alberga una reflexión sobre cómo se percibe la sexualidad y la moralidad hoy en día. Mientras acompaña a un grupo de libertinos nobles expulsados de la puritana corte de Luis XVI, el espectador se convierte a veces en voyeur, y otras en observado, de una serie de encuentros sexuales furtivos al abrigo de las sombras de un bosque en medio de ninguna parte. Con el cuidado estilo visual habitual en las producciones de Serra y la inspiración de la obra de Sade, el film propone una inmersiva experiencia sensorial dominada por el deseo, el desenfreno y el placer insatisfecho que parte de la ficción convencional para, poco a poco, terminar entregada al tono provocador e irreverente del trash contemporáneo. Rodada íntegramente en sesiones nocturnas, esta hipnótica película cuenta con un reparto formado por intérpretes amateur y amigos del cineasta como Theodora Marcadé, Baptiste Pinteaux, Marc Susini (Ricky) o Helmut Berger (El padrino III), que actúan en un clima de total libertad y espontaneidad.