Amazing Grace

Sinopsis

Enero de 1972. Aretha Franklin actúa dos días en la iglesia baptista misionera New Temple de Watts, Los Ángeles. Aquellos conciertos fueron grabados y se convertirían en un disco que, posteriormente, sería el más vendido de la cantante: Amazing Grace. Todo ello fue filmado por el mítico Sydney Pollack y su equipo. Ahora, ese tesoro cinematográfico de la música del siglo XX, que ha permanecido guardado en un cajón durante cuatro décadas, sale a la luz gracias a un grupo de cineastas apasionados.

Antes de su muerte en 2008, el mítico y oscarizado cineasta Sidney Pollack (Memorias de África) expresó su deseo de completar el documental que rodó en enero de 1972, cuando filmó los dos conciertos, en días seguidos, que dio la gran Aretha Franklin en una iglesia baptista de Los Ángeles. Todo el material cinematográfico de aquel momento, que dio lugar al álbum más vendido de la legendaria cantante y a uno de los mejores discos de gospel de la historia, ha permanecido oculto hasta que el director y productor novel Alan Elliott y un grupo de entusiastas del proyecto han conseguido que vea la luz. Como si de un tesoro salido de una cápsula del tiempo se tratara, Amazing Grace sirve como testimonio póstumo del autor de clásicos como Los tres días del cóndor, así como documento imprescindible de una época de agitación política y social en EE.UU.. Las últimas tecnologías digitales permitieron al equipo solventar los desafíos técnicos que planteaba este film, sobre todo en lo que a sincronización de audio e imagen se refiere, y mostrar en su máximo esplendor a la Reina del Soul en una película donde la espiritualidad y la música se encuentran.