Me llamo Violeta

Sinopsis

A los 6 años, Ignacio dijo a sus padres, las conocidas estrellas de cine para adultos Nacho Vidal y Franceska Jaimes, que era una niña y se llamaba Violeta. Tras el shock inicial, iniciaron juntos el complicado camino que la pequeña tendrá que andar para convertirse, algún día, en mujer. La historia de esta familia y las de otros jóvenes transgénero y activistas LGTBI sirven como ejemplo de las dificultades, tanto físicas como legales, que todavía existen para completar su transición con éxito.

Con gran sensibilidad y lejos de cualquier tipo de morbo, David Fernández de Castro (Priorat) y el debutante Marc Parramón dirigen este documental que busca normalizar el fenómeno transgénero infantil. La historia de Violeta, la hija de las conocidas estrellas del cine para adultos Nacho Vidal y Franceska Jaimes, que nació como niño, se convierte en el hilo conductor de una película que también recoge los testimonios de otros jóvenes que ya han pasado por las diferentes etapas que, más adelante, tendrá que afrontar la pequeña. Asimismo, Me llamo Violeta recoge los testimonios de veteranas activistas en la lucha por los derechos de las personas LGTBI, como Carla Delgado o Silvia Reyes, que sufrieron en sus carnes la represión franquista, y hoy en día son la viva imagen del profundo cambio que ha sufrido la percepción de la sociedad española hacia una visión mucho más abierta y tolerante. Sin embargo, la cinta también recoge la difícil realidad a la que se enfrenta el colectivo transgénero, marcada por obstáculos burocráticos y episodios de discriminación y acoso escolar que, en casos como el de Alan (otro de los protagonistas), terminan conduciendo al suicidio.