Dolor y gloria

Sinopsis

Antaño aclamado director, Salvador Mallo vive ahora su ocaso. Esta situación le lleva a reencontrarse, a veces en persona, a veces en forma de recuerdos, con su pasado: esos años 60 en los que se mudo con su familia a Paterna, época de deseos incipientes; su primer gran amor adulto, que terminó antes de tiempo allá por los 80; la escritura como terapia y el descubrimiento del cine, así como el vacío por la incapacidad de rodar más. En la necesidad de narrar todo aquello encontrará la salvación.

Considerada por el propio cineasta como la más personal de su filmografía, Dolor y gloria es la nueva y esperada película del inclasificable y oscarizado Pedro Almodóvar (Julieta). En esta ocasión, dos hombres son los protagonistas de una historia donde el genio manchego desnuda inquietudes e inseguridades y exorciza sus propios fantasmas personales a través de un film sobre la creación, tanto cinematográfica y teatral, y su importancia capital en la propia vida. Pasado y presente se fusionan en un baile temporal donde géneros, tonos y épocas se entremezclan en una película que se acerca tanto al costumbrismo de los años 60 como al estallido pop de los 80. Actor fetiche del director, Antonio Banderas (Como la vida misma) hace las veces de su alter ego, un realizador en el ocaso de su carrera que, en la necesidad de narrar sus deseos, romances, relaciones familiares (sobre todo con su madre) y circunstancias que le marcaron años atrás, encuentra la forma de redimirse. Le acompañan en esta carta de amor al séptimo arte y quinta esencia del cine almodovariano Asier Etxeandía (La novia ) y Leonardo Sbaraglia (El desentierro ), así como la ganadora del Oscar Penélope Cruz (Todos lo saben) y Julieta Serrano (El aviso) en roles secundarios imprescindibles.