Pensé que iba a haber fiesta

Pensé que iba a haber fiesta

Sinopsis

Durante las vacaciones estívales, Ana se queda al cargo de la casa de su amiga Lucía, una conocida actriz, en Buenos Aires. Ana tiene que cuidar de su hija, Abigail, hasta su regreso. El panorama parece poco prometedor hasta que el ex marido de Lucía, Ricky, aparece en escena. La atracción entre los dos es irresistible al instante y desemboca en un intenso romance. Los días felices pasan deprisa, pero Ana sabe que el éxito de la relación puede terminar con la gran amistad que le une a Lucía.

Coproducción hispano-argentina que mezcla los géneros de la comedia y el drama a través de la relación amorosa casual y fortuita que se produce entre una mujer y el ex marido de su mejor amiga, mientras ésta se encuentra de vacaciones. La culpa, el engaño, la traición, el amor desenfrenado y pasional topa con el verdadero valor de la amistad, la lealtad y con ese principio básico, que se antepone a modo de barrera física y emocional, que dice: "Nunca te líescon el que fuera novio/a o pareja de un amigo/a". "Pensé que iba a haber fiesta" es el tercer largometraje de la conocida guionista argentina Victoria Galardi (Amorosa soledad), que, con su segundo film "Cerro Bayo", consiguió una mención especial en el Festival de San Sebastián de 2010, dentro de la sección de "Otra mirada".

La actriz española Elena Anaya (Habitación en Roma, La piel que habito) protagoniza esta comedia dramática "Pensé que iba a haber fiesta" junto a la argentina Valeria Bertucelli (Luna de Avellaneda, Un novio para mi mujer) como dos amigas, diferentes e iguales a la vez, complejas, competitivas, adorables e inseguras cuya amistad se ve amenazada por la aparición en escena del ex marido de la segunda, interpretado por el actor bonaerense de cine y televisión Fernán Mirás (Chiquititas, Verano eterno).