Pájaros muertos

Sinopsis

La urbanización Los Pájaros es un lugar idílico habitado por gente con cierto bienestar social y económico. Sin embargo, la aparición de un gorrión muerto en una de las calles rompe la armonía, levantando algunas suspicacias entre los vecinos. La situación se complica con la muerte de otras aves y la consiguiente propagación de rumores. El miedo y el nerviosismo se apoderan de las familias, al mismo tiempo que comienzan a aflorar las verdaderas y sorprendentes personalidades de los residentes.

El cortometrajista Guillermo Sempere y su primo, el ayudante de dirección Jorge Sempere, debutan en el largo dirigiendo una comedia negra sobre las falsas apariencias sociales. Presentada en el Festival de Málaga 2008, "Pájaros muertos" se sitúa en una de esas urbanizaciones de lujo en las que nada parece ir mal, hasta que sucede algo que rompe la armonía. La película, producción independiente a medio camino entre España y Argentina, se apoya en el guión de otros dos debutantes y se centra en los miedos y secretos que afloran en dos familias muy diferentes.

El reparto cuenta con la presencia de Silvia Marsó, una actriz que, pese a ser más conocida por sus trabajos televisivos (Ana y los 7), también ha intervenido en títulos cinematográficos como la infantil "Ángeles S.A.". Otro de los ilustres es el argentino Eduardo Blanco, conocido en nuestro país por "Luna de Avellaneda" o "Naranjo en flor". Junto a ellos, cabe destacar los nombres de Alberto Jiménez (Un buen hombre) y Claudia Fontán (El hijo de la novia).