El gran Stan, el matón de la prisión

El gran Stan, el matón de la prisión

Sinopsis

Stan Minton ha conseguido todo lo que tiene gracias a sus chanchullos ilegales: una mujer de bandera, una mansión y mucho dinero para vivir bien. Sin embargo, su último negocio inmobiliario le ha llevado a los tribunales, siendo condenado a una prisión de máxima seguridad. Preocupado por los delincuentes a los que tendrá que enfrentarse, Stan decide tomar clases de artes marciales antes de entrar en la cárcel. Un maestro le somete a un disparatado entrenamiento para que sea el preso más temido.

La comedia más gamberra de Hollywood siempre ha tenido un nombre propio: Rob Schneider. El protagonista de "Gigoló" es un especialista en mezclar géneros a través de un humor disparatado, no siempre dirigido a todos los públicos. En su nueva película, "El gran Stan, el matón de la prisión", vuelve a ser el actor principal (un timador que toma clases de defensa personal antes de ingresar en prisión), pero también debuta en la dirección. El resultado es una historia que combina las artes marciales, la sátira social, los gags marca de la casa y alguna que otra escena de sexo.

Como actor, además de las dos entregas de "Gigoló", Rob Schneider ha participado en títulos como "Estoy hecho un animal", "50 primeras citas" o "Zohan: Licencia para peinar". En este caso, se ha hecho acompañar de un mito del cine de acción, el ya veterano David Carradine, que siempre será recordado por la serie "Kung Fu". También intervienen la bella Jennifer Morrison, una de las protagonistas de la televisiva "House", M. Emmet Walsh (Al caer el sol) y Scott Wilson (Monster), que da vida al corrupto alcaide de la prisión donde va a parar el protagonista.