Buscando un beso a medianoche

Buscando un beso a medianoche

Sinopsis

Wilson ha pasado el peor año de su vida. A sus veintinueve años y nuevo en la ciudad, sólo quiere encerrarse en una habitación y no volver a salir. No tiene planes, ni citas y es Nochevieja. Intentando animarle su mejor amigo le convence para colgar un anuncio en Internet bajo el alias de "Misántropo". En respuesta acude Vivian, una mujer empeñada en encontrar al hombre ideal. Juntos comienzan una caótica y emotiva aventura por las calles de Los Ángeles, conociéndose y abriéndose el uno al otro.

Alex Holdridge (Sexless) dirige esta ácida comedia romántica que ha ganado el Premio Especial del Jurado en el Festival de Cine de Florida y el Premio de la Crítica en el Festival Internacional de Cine de Cracovia. "Buscando un beso a medianoche" es un ejemplo claro de cine independiente norteamericano, una cinta fotografiada en blanco y negro, rodada casi toda en exteriores con preciosas imágenes y una banda sonora perfecta para la ocasión, llena de canciones evocadoras.

La pareja protagonista lleva el peso de la película, destilando química por los cuatro costados. Scoot McNairy (El arte de estrangular) da vida al deprimido y solitario Wilson. Su compañera de ilusiones es Sara Simmonds (Echoes of Innocence), una mujer siempre optimista en busca del amor perfecto. Junto a ellos, Brian McGuire, que ya trabajó a las órdenes de Holdridge en "Sexless", Twink Caplan (Un perdedor con suerte) y el casi debutante Robert Murphy. "Buscando un beso a medianoche" clausuró el pasado Festival de Gijón.