La noche es nuestra

La noche es nuestra

Sinopsis

En el Nueva York de 1988, el crack es la droga de moda, los nuevos gangsters dominan la ciudad y los policías son asesinados. En esta vorágine de delincuencia, Bobby Green regenta una discoteca en Brooklyn a la que acude la mafia rusa de Vadim Nezhinski. Lo que nadie sabe es que Bobby proviene de una familia de policías, primero fue su padre y ahora su hermano. Aunque no se lleve bien con ellos, tendrá que abandonar la vida hedonista que lleva junto a su novia Amanda y decidir en qué bando está.

A medio camino entre el drama y el thriller policíaco, "La noche es nuestra" describe una época, los años 80, en la que Nueva York se convirtió en el centro de la delincuencia mundial, con la droga y las mafias campando a sus anchas. Su director, James Gray (La otra cara del crimen), se inspiró en una conmovedora fotografía del New York Times donde varios compañeros asistían al entierro de un policía. Y es que la historia, apuesta claramente por los personajes, sin dejar a un lado las persecuciones, las escenas violentas en plena calle y la música disco de la época. El título de la película hace referencia a un lema policial de los 80 y, entre sus influencias, destacan "El Padrino" y el cine de Visconti.

Encabeza el reparto Joaquin Phoenix, que después de sorprender a la crítica con "Hotel Rwanda" y "En la cuerda floja", protagonizó "Un cruce en el destino". Le acompaña un peso pesado de la escena como Robert Duvall (Gracias por fumar, Zodiac) y un actor que, a juzgar por sus últimos trabajos, va camino de serlo, Mark Wahlberg (Infiltrados). La chica de la película es Eva Mendes, que ya apuntaba maneras en "Ghost Rider".