Jumper

Jumper - Cartel
Título V.O.:
Jumper
Año de producción:
2008
Distribuidora:
Hispano Fox Films
Género:
Aventuras
Clasificación:
No recomendada menores de 13 años
Estreno:
15 de febrero de 2008
Director:
Doug Liman
Guión:
Steven Gould
Música:
John Powell
Fotografía:
David S. Goyer, Simon Kinberg
Intérpretes:
Samuel L. Jackson (Cox), Diane Lane (Mary Rice), Hayden Christensen (Davey), Natalie Cole (Maggie), Jamie Bell (Griffin), AnnaSophia Robb (Joven Millie), Rachel Bilson (Millie), Katie Boland (Sue Kimmell)

Fotogramas de la película

Sinopsis

A pesar de su doloroso pasado, David ha crecido con el poder de teletransportarse a cualquier lugar del mundo con sólo imaginarlo. Ha visitado sitios increíbles, ha amasado una gran fortuna burlando la seguridad de los bancos y ha disfrutado de su libertad. Sin embargo, cuando conoce a Griffin, otro joven con la misma habilidad, descubre la verdad. David pertenece a los "saltadores", unos seres con anomalías genéticas que llevan siglos luchando contra la organización secreta que quiere matarles.

"Jumper" es un thriller de ciencia ficción que propone un universo de viajes en el tiempo, héroes, efectos digitales?etc. y todo ello con un director, Doug Liman, que es garantía de éxito. A lo largo de su carrera, Liman ha firmado títulos como "El caso Bourne" o "Sr. y Sra. Smith", pero reconoce que este proyecto era más ambicioso: había que adaptar una novela de éxito, modernizar el mito del superhéroe y crear un universo fantástico que no se alejara del mundo real. La historia nace en "Jumper" y "Reflex", dos exitosas novelas escritas por Steven Gould de cuya adaptación se ha encargado el guionista David Goyer (Batman Begins). Además, hay una nueva iconografía en el mundo del superhéroe que incluye buenos (los saltadores), malos (los paladines), peligros (las cicatrices en el tiempo) y armas (las sogas).

El encargado de dar vida al atormentado David Rice es Hayden Christensen, actor de "El precio de la verdad" y los Episodios II y III de "La Guerra de las Galaxias". El jefe de sus enemigos es Samuel L. Jackson, al que hace poco vimos en "Black snake moan", y su compañero de fatigas, Jamie Bell (King Kong). Entre las actrices destacan Rachel Bilson, protagonista de la televisiva "O.C." y Diane Lane (Infiel).

Crítica

Desde que Doug Liman cediera, en buena hora, el testigo de la saga Bourne a Paul Greengrass, sus incursiones detrás de las cámaras son esporádicas y poco dignas de ser recordadas. El libreto, soberbio, de "El caso Bourne" le dio cien minutos de gloria y un hito en el camino al que agarrarse para que las campañas promocionales de sus películas puedan subrayar la inevitable coletilla esa que reza: "Del directo de la aclamada?". "Jumper", estratégicamente orquestada y acicalada para convertirse en el segundo hit taquillero internacional de 2008 (al rebufo de la notable "Monstruoso" de Matt Reeves), e indisimuladamente suspendida (que no terminada) en el punto álgido del nudo para la futura, si la taquilla consiente, proliferación de secuelas-engendro, condensa todos los males, sacando punta, de que alardea el blockbuster comiquero estadounidense último modelo.

El truco consiste en desviar la atención del respetable para que consienta con la inacción narrativa, con la morosidad enfermiza de la mecánica argumental, embobado por el efecto despiste de una atracción de feria, de un tiovivo que gira y gira regalando gato por liebre. En "Jumper" el "McGuffin" ferial es el teletransporte lúdico de un puñado de sujetos con la habilidad de ponerse un calcetín en Nueva York y el otro en el Congo sin despeinarse. Que van y vienen, en círculo, de una punta a otra del mundo (aunque a Liman el presupuesto no le de más que para mover a los susodichos entre Giza, Tokio y Roma), en un planteamiento lineal de la cinética narrativa que respeta las coordenadas de la unidad de tiempo pero no las de la unidad espacial.

"Jumper" es una película de héroes y villanos que quiebra con audacia cero los preceptos de la dicotomía causa-efecto en términos de definición geográfica del relato. La acción discurre en el marco de una ficción desgastada de epopeya superpoderosa, manejando las convenciones del género superheroico: un núcleo de elegidos con un don que los dota de atributos sobrehumanos son perseguidos por un colectivo de antagonistas (los Paladines) que los han catalogado como renglones torcidos de Dios (es decir, la cantinela de los mutantes socialmente rechazados de "X-Men"). Es en el punto preciso en que "Jumper", basada en una novela de Steven Gould, define su especificidad como odisea de ciencia-ficción, es decir al visualizar los vuelos multidimensionales en el espacio infinito de un punto a otro del globo, donde la propuesta de Liman se echa irremediablemente a perder.

La película pierde el norte en la desproporcionada marimorena de idas y venidas, de saltos de una esquina a otra del globo en mitad de una colosal confusión interespacial. Liman no sabe programar el artefacto cuya endiablada mecánica se revela bomba de relojería en sus torpes manos. El cacao acrobático de postales internacionales es gigantesco. "Jumper" echa a perder clamorosamente su punto fuerte por culpa de un montaje embrollado, de modo que los remiendos de su elementalísima trama brillan con luz inadecuada, descubriendo todas las grietas del edificio y la naturaleza pazguata del sustrato romántico y familiar. Nada ayuda la interacción imposible de Hayden Christensen, actor al que fuera de los brincos galácticos a las órdenes de George Lucas todo papel, por superfluo que sea, parece quedarle grande.

Últimas películas del director Doug Liman
Últimas películas del género Aventuras