Logo del sitio

VPH, clamidia, gonorrea, herpes genital… las siete enfermedades de transmisión sexual más frecuentes

  • Cada año se producen unos 376 millones de contagios de clamidiosis, gonorrea, sífilis o tricomoniasis.
Usar preservativo es la mejor forma de prevenir las ETS, pero en algunas ocasiones, no protege al 100%
Usar preservativo es la mejor forma de prevenir las ETS, pero en algunas ocasiones, no protege al 100%
Bruno /Germany / Pixabay

Según calcula la Academia Española de Dermatología y venereología, en España 1 de cada 4 personas contraerá una infección de transmisión sexual (ITS) antes de dejar el instituto, y, según la OMS, se producen cada día un millón de nuevas infecciones. Y es que, en los últimos años, el relajamiento en el uso del preservativo entre los jóvenes está provocando un aumento de los casos de este tipo de enfermedades, e incluso que aparezcan algunas que antes eran casi inexistentes, como el linfogranuloma venéreo, y que otras, como la clamidia o la sífilis se consideren ya una epidemia fuera de control.

Contagiarse es muy sencillo, pues basta con tener relaciones sexuales vaginales, orales o anales sin protección para exponernos a una de estas infecciones, producidas por bacterias, virus, hongos o parásitos. En total existen más de 30 enfermedades que se transmiten por vía sexual, pero hay algunas, ocho en concreto, que destacan sobre las demás por ser las más frecuentes.

Virus del papiloma humano (VPH)

Es, sin lugar a dudas, la ITS más frecuente de mundo, pues hasta el 80% de las personas han estado en contacto con el virus alguna vez en la vida, mayoritariamente entre los 20 y 35 años. El VPH, el que hay decenas de variantes, se caracteriza por ser extremadamente silenciosa, pues no suele dar síntomas, pero, como puede permanecer en el organismo años sin ser expulsado, se contagia fácilmente. Si, trascurrido un tiempo, nuestro sistema inmune no es capaz de expulsar el virus, algo que ocurre en el 10% de los casos, pueden verse algunos síntomas. Las más características y benignas son las verrugas genitales, pero también pueden producirse lesiones premalignas e incluso malignas. La más conocida es el cáncer de cuello de útero. Dado que no existe cura, lo mejor es la prevención practicando sexo seguro y con la vacuna.

Clamidia

Cada año se producen 130 millones de nuevos contagios de clamidia en el mundo, y en España los casos no dejan de aumentar en los últimos años. Según datos de 2017 se dan unos 10 mil nuevos contagios al año, pero se prevé que sean muchos más. Además, al no generar inmunidad, las reinfecciones son frecuente, sobre todo porque en el 75% de los casos no causa síntomas, al menos al principio. De producirse, estos son dolor al orinar y secreciones en el caso de los hombres y dolor en la parte baja del abdomen en el caso de las mujeres y sangrado entre periodos. Se trata con antibióticos, pero si no se detecta, a la larga puede producir complicaciones, como enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) en las mujeres o inflamación de los testículos y la próstata en el caso de los hombres. En ambos casos pueden desembocar en infertilidad.

Herpes Genital

Según datos de la OMS de 2016, hay 500 millones de personas infectadas con herpes genital, una enfermedad causada por un virus (VHS) y para la que no existe tratamiento, de ahí las cifran tan elevadas. Una vez contagiados, los síntomas son llagas en el área genital, rectal, en las nalgas y en los muslos, que se rompen y se vuelven dolorosas. Además de por vía sexual, las madres pueden infectar a los bebés cuando dan a luz lo que puede provocarles complicaciones graves. Además, una infección por VHS multiplica por tres el riesgo de infección por VIH. El preservativo ayuda a prevenir el contagio, pero no lo eliminan completamente, pues puede haber lesiones fuera del área que protege el condón.

Gonorrea

Según la OMS, se registran unos 87 millones de nuevos casos de gonorrea al año en el mundo, y en España esta infección se ha multiplicado por diez desde el año 2000, con alrededor de nueve mil. La gonorrea o infección gonocócica está causada por una bacteria, la Neisseria gonorrhoeae y se contrae mediante relaciones sexuales anales, vaginales y orales y de madre a hijo durante el parto. Los primeros síntomas son dolor o ardor al orinar, secreción del pene o dolor o inflamación en los testículos. En las mujeres, puede aparecer dolor o ardor al orinar, aumento de la secreción vaginal o sangrado entre períodos menstruales. Se cura con antibióticos, pero de no ser así, puede derivar en problemas graves, como enfermedad inflamatoria pélvica, infertilidad en ambos sexos o dolor abdominal crónico. También aumenta el riesgo de contraer el VIH.

VIH

Aunque se hable menos de él, el Virus de Inmunodeficiencia Humana o VIH no ha, ni mucho menos, desaparecido y cada año se producen más de 3.500 nuevos casos en España. En el mundo se calcula que hay unos 38 millones de personas infectadas. Ahora es tratable, pero no se cura y sigue siendo mortal sin tratamiento, pues se trata de un virus que daña nuestro sistema inmune sin causar síntomas durante años y provoca el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), enfermedad que se manifiesta a través de multitud de síntomas, como infecciones frecuentes, pérdida de peso, etc.

Tricomoniasis

La tricomoniasis es la ITS tratable más frecuente, pues, según la OMS se producen 156 millones de nuevos casos en el planeta, 2.600 de ellos en España, con datos de Ministerio de Sanidad de 2017. Está causada por Trichomonas vaginalis, un parásito que vive en el tracto genital inferior y se transmite por contacto sexual. La enfermedad que causa es leve, pero aumenta el riesgo de contraer VIH o la aparición de otras infecciones secundarias, y aumenta el riesgo de tener bebés con bajo peso al nacer. Los síntomas más comunes son secreciones vaginales o del pene, molestias al orinar o tener relaciones y picor. Se trata con metronidazol.

Sífilis

Más de seis millones de personas se contagian al año de sífilis (1.700 en España), una enfermedad grave provocada por la bacteria Treponema pallidum. Se cura con antibióticos, pero de no tratarse, pasa por tres etapas, ulceración, aparición de una erupción y la inflamación de los ganglios linfáticos, y, por último, daños permanentes en órganos como el cerebro o el corazón y otros órganos. Se puede transmitir de madres a hijos durante el embarazo e incluso causar muerte prenatal. De hecho, es la segunda causa de muerte prenatal en el mundo.

Otras enfermedades de transmisión sexual frecuentes son la hepatitis B, el linfogranuloma venéreo, las ladillas, la vaginosis bacteriana o los micoplasmas, como se alerta en este documento del Ministerio de Sanidad. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento