Entre economía o salud, siempre ciencia

Negocios cerrados por la crisis del coronavirus.
Negocios cerrados por la crisis del coronavirus.
Jorge París | Jorge Paris

Ahora que poco a poco empezamos de nuevo a vernos, no a través de una pantalla sino cara a cara, cruzándonos por la calle en nuestros paseos, los más afortunados que están en fase 1 quizás sentados en una terraza tomándose algo, desde luego, de lo único que hablamos es del dichoso coronavirus, de cómo hemos vivido estos meses, de cómo están los nuestros y de cómo vemos el futuro. Y en este punto, en los últimos días, detecto dos grupos de gente: los que solo hablan de números, de economía, de parón, de recuperación y los que solo hablan de salud. Y es un poco el reflejo de lo que vemos y oímos también estos días en el Congreso y entre los líderes políticos.

O economía o salud. No parece que ambas se puedan conjugar, parece que no hay solución intermedia, al menos, no hasta que haya vacuna. O apostamos por salir de esta sin hundir económicamente al país, o salimos de esta más o menos protegidos, sanos, sin miedo a vernos contagiados pero con la economía tocada de muerte.

No parece que economía y salud se puedan conjugar hasta que haya vacuna

Quien puede y quiere empieza a hacerse sus primeros test, no los rápidos sino los que te dicen con total fiabilidad si has pasado la enfermedad y si has generado anticuerpos. Muchos necesitan esa prueba para empezar a trabajar o simplemente para ir, sin cargo de conciencia, a visitar a sus padres o amigos. Porque esa duda es la que más desconcierta en estos días de desescalada. "Cuando pueda, ¿me sentiré seguro si voy a ver a mi madre, si la abrazo, si la beso? ¿Podré acercarme a esa amiga que anda pachucha?".

Pero volviendo a esa dicotomía resulta inquietante ver que, por mucho que podamos recuperar parte de nuestra normalidad en las próximas semanas, sin vacuna, todo lo que avancemos ahora, puede que se vaya al traste en unos meses. Los expertos alertan una y otra vez ante el riesgo de un nuevo brote. En Corea del Sur, modelo de país en contención del virus, han tenido de nuevo un repunte en número de casos. 

No deberíamos perder un tren que ya dejamos pasar hace tiempo, el de invertir en ciencia, la única que nos puede salvar

Es por tanto más que probable que ocurra y entonces, ¿qué haremos? No habrá economía que salve vidas ante un virus así. Y tampoco habrá negocio que soporte de nuevo un confinamiento masivo. No habrá familia que ya llega justa con las ayudas que tiene como para verse de nuevo abocada a quedarse sin trabajo. Y quizás, no habrá ya moral suficiente para asumir de nuevo un encierro sin fecha de salida.

Así que lo prioritario estos días sería hablar de investigación, de vacunas, de avances, de financiación para ensayos clínicos que nos den seguridad a la hora de enfrentarnos al virus. Solo de eso deberíamos hablar porque solo con eso podremos resolver la duda entre salud o economía, economía o salud. Es ahora cuando deberíamos no perder de nuevo un tren que ya dejamos pasar hace tiempo, el de invertir en ciencia, la única que nos puede salvar de todo esto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento