Épica naranja

Carmelo Encinas  Asesor editorial de '20minutos'OPINIÓN
La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas.
La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas.
EFE/Javier Lizón

"No se vence a quien nunca se rinde", dijo Inés Arrimadas al término de una convención destinada a levantar el ánimo de la tropa naranja. La frase pudo tocar la fibra emocional de los allí congregados, pero no responde a la realidad. Es posible ser vencido sin rendición previa y la historia muestra pruebas sobradas de ello. Lo que la líder de Ciudadanos sí logró transmitir es que la suya será una resistencia numantina por mucho que estimulen desde Génova las deserciones y la abducción.

Abandonar una organización política porque no se le ve un rumbo claro o se desvía del concepto que se tenía de ella no es reprochable

Abandonar una organización política porque no se le ve un rumbo claro o se desvía del concepto que se tenía de ella no es reprochable. Tampoco lo es cambiar de partido cuando ello responde a una evolución ideológica o varía la opinión sobre sus líderes, algo que cada cual es muy libre de experimentar. Lo que está feo es saltar del barco cuando se abre una vía de agua, cambiar de uniforme y empezar a torpedearlo desde una nave rival. Eso se llama felonía y los nuevos amos de quienes la practican no deberían confiarse porque la siguiente puñalada puede ser en su propia espalda.

En lo referente a expectativas electorales a día de hoy, Ciudadanos atraviesa una situación casi agónica. Pocas horas después del "no nos moverán" de Arrimadas, aparecieron encuestas incluida la del CIS que otorgaban un par de escaños a los naranjas en las elecciones generales. Levantar un partido en caída libre y con tanto empeño ajeno en estimular su hemorragia requiere algo más que una inyección de moralina. El reto más complicado es conseguir que quienes les votaron en sus tiempos de vino y rosas vuelvan a creer en la utilidad del voto naranja. Esos que pensaron que un partido de centro era posible en España para sustituir la insaciable bisagra nacionalista y hacer de cojinete de fricción entre las placas tectónicas de izquierda y derecha.

Claro que pueden ser útiles, necesarios e incluso imprescindibles, como les dijo doña Inés a los suyos en la convención, pero cuando mejor pudieron ejercer ese indispensable papel, cuando parecía haber llegado el tiempo de cumplir con su función balsámica, en aquel preciso y crucial momento una ambición desmedida y torpemente calculada dio al traste con todo un esperanzador proyecto político. Revertir aquel error fatal, no suficientemente reconocido aunque duramente espiado, es lo que convierte en ciclópea la tarea de resistencia que Inés Arrimadas proclama emprender. Ha alzado para ello la bandera del liberalismo progresista perimetrando un espacio en el que se sientan cómodos tanto los socialdemócratas, que ven a Sánchez asociado a la extrema izquierda y a los independentistas, como a los conservadores a los que consideran entregados a la extrema derecha.

La etiqueta de liberal podría servir para relanzar un partido cuya deriva exige casi una refundación, pero vestir un título de tanto significado y raigambre política no se consigue con una simple declaración altisonante

La etiqueta de liberal podría servir para relanzar un partido cuya deriva exige casi una refundación, pero vestir un título de tanto significado y raigambre política no se consigue con una simple declaración altisonante. Como ella misma recuerda, el partido de Arrimadas gobierna aún en 400 ayuntamientos, 17 capitales de provincia y dos comunidades autónomas. Es, además, una voz destacada en el Congreso de los Diputados donde goza de grupo propio. Con estos restos de su pasada fortaleza ha de saber cargar a izquierda y derecha cuando toque y, con igual inteligencia y osadía, tender puentes en ambas direcciones. Un delicado equilibrio que les distinga de quienes alimentan la nefasta polarización. La encuesta DYM que publicó anteayer 20minutos refleja un tímido repunte para Ciudadanos. Para confirmar esa tendencia, toda la épica naranja será necesaria. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento