El Gobierno da luz verde al plan antitabaco que ampliará los espacios sin humo

Una persona fumando en una terraza. A 12 de marzo de 2024, en Sevilla (Andalucía, España).
Una persona fumando en una terraza. A 12 de marzo de 2024, en Sevilla (Andalucía, España).
María José López / Europa Press
Una persona fumando en una terraza. A 12 de marzo de 2024, en Sevilla (Andalucía, España).

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el Plan Nacional de Prevención y Control del Tabaquismo 2024-2027, el documento que servirá de hoja de ruta al Gobierno para reducir la prevalencia del consumo de tabaco en España y que contempla, entre otras medidas, la ampliación de los espacios sin humo. El documento ya recibió luz verde hace unas semanas, en el último Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades, tras el cual la ministra Mónica García avanzó que las medidas contemplando se irán materializando en una ley que prevé impulsar próximamente. 

"El Plan nace con la idea de evitar que los jóvenes empiecen a fumar, para ayudar a los fumadores que quieran abandonar el hábito y para cuidar el aire que todos y todas respiramos", señalan desde Sanidad, donde recuerdan que, pese a que el consumo de tabaco en España se ha ido reduciendo en las últimas décadas, se mantiene todavía en el 22,1%, según la Encuesta Europea de Salud 2020. 

Entre otras cosas, el plan equiparará la regulación de los cigarrillos electrónicos y, en definitiva, de todos los productos relacionados con el tabaco (tengan nicotina o no) al tabaco tradicional. También aumentará los espacios sin humo —Sanidad no concreta cuáles todavía—, prohibirá los dispositivos de un solo uso y subirá el impuesto a los productos de nicotina. 

García ya avanzó también que su departamento ha iniciado los trámites para introducir el empaquetado genérico y reducir así el "atractivo" de las cajetillas de tabaco. Una medida que se recogerá en un real decreto que también afectará a los "productos emergentes", como los cigarrillos electrónicos, y vetará todos los aditivos y componentes aromáticos. 

Además, desde Sanidad indican que la estrategia propondrá igualmente que aquellos medicamentos que hayan demostrado ser "adecuados" para el tratamiento de la adicción al tabaco se incorporen a la cartera sanitaria para que pasen a estar cubiertos por el Sistema Nacional de Salud. Colaborarán asimismo con las entidades locales para modificar las ordenanzas municipales y fijar la prohibición de arrojar colillas en vías públicas y espacios naturales. 

Una ley para finales de año

Todas estas medidas se aglutinarán en la reforma que el Ejecutivo se comprometió a acometer sobre la ley de tabaquismo, con la vista puesta en que, para finales de año, "buena parte de ellas hayan llegado a buen puerto". 

"Hoy aprobamos un acuerdo para una medida fundamental de salud pública que tiene que ver con el tabaco y con la libertad para que tengamos espacios sin humo y libres de tabaco en nuestras vidas", ha celebrado la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Los últimos datos disponibles del Ministerio apuntan a que el tabaco es el causante de cerca de 50.000 muertes al año, y que su consumo está asociado con a la aparición de 35 enfermedades como la EPOC, el cáncer de pulmón, las enfermedades cardiovasculares o la diabetes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento