ERC negociará con Bildu y Podemos reiniciar la reforma de la ley mordaza y forzar al PSOE a volver a votar el texto que la hizo fracasar

  • Los republicanos presentarán una proposición de ley que incluirá los acuerdos alcanzados y también las medidas que rechaza el PSOE.
  • Es casi imposible que dé tiempo a que se termine de tramitar la iniciativa, pero ERC obligará al PSOE a votarla.
Los portavoces de ERC y EH Bildu en el Congreso, Gabriel Rufián y Mertxe Aizpurua.
Los portavoces de ERC y EH Bildu en el Congreso, Gabriel Rufián y Mertxe Aizpurua.
EFE
Los portavoces de ERC y EH Bildu en el Congreso, Gabriel Rufián y Mertxe Aizpurua.

ERC se mueve para mantener abierto el debate sobre la reforma de la ley mordaza. Apenas un día después de que, con su voto, tanto esa formación como EH Bildu hicieran descarrilar de forma definitiva una reforma promovida por PSOE, Unidas Podemos y PNV que consideraban descafeinada, fuentes de los republicanos catalanes confirman que presentarán una proposición de ley para retomar la negociación donde se quedó, lo cual implica que se incorporarán a la propuesta todos los acuerdos alcanzados que decayeron este martes. Ese texto, además, incluirá las medidas que ERC y EH Bildu intentaron introducir sin éxito en la reforma, entre ellas la prohibición de las pelotas de goma o las devoluciones en caliente.

Fuentes de ERC aseguran que esta decisión de presentar una nueva proposición de ley se ha tomado con EH Bildu, pero los abertzale niegan haber tenido aún ninguna "conversación" con sus socios independentistas catalanes. "Si ERC decide impulsar una propuesta, la estudiaremos como hacemos con todas", se limitan a señalar fuentes de EH Bildu, mientras Unidas Podemos, con quien las fuentes de ERC aseguran que también quieren negociar para presentar una iniciativa conjunta, confirma estar "hablando" con los republicanos y, "especialmente, con los colectivos sociales, los principales afectados por la ley mordaza".

En cualquier caso, la decisión de ERC de presentar una nueva proposición de ley para retomar las negociaciones y la tramitación de la reforma de la ley mordaza tiene mucho de simbólico, pero muy pocas opciones reales de salir adelante. Para empezar, porque el procedimiento legislativo tendrá que echar a andar desde el principio, lo cual implica que la iniciativa tendría que superar los debates de toma en consideración y totalidad antes de que los grupos pudieran meterse realmente en harina a revisar y modificar el texto legal. Y, en segundo término, porque el PSOE ya ha dejado claro que no va a aceptar las exigencias de ERC y EH Bildu.

De hecho, este miércoles el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acusó a sus socios independentistas de haber errado en su "cálculo" electoral con su voto en contra de la reforma. A juicio de Sánchez, que se mostró muy crítico con ERC y EH Bildu, el texto legal "ponía fin a todos aquellos artículos que se identificaron con ese término coloquial de 'ley mordaza'".

Ese desacuerdo en torno a tres cuestiones fundamentales para los independentistas ha sido, precisamente, el que ha provocado que estos derriben la reforma, y parece extremadamente complicado que el PSOE se avenga a aceptar la posición de ERC y EH Bildu en estos temas apenas 24 horas después de rechazarla. Son tres los puntos fundamentales de disenso: la prohibición de las devoluciones en caliente en Ceuta y Melilla, el veto a la utilización de pelotas de goma como material antidisturbios y la regulación de las faltas de respeto y la desobediencia a la autoridad, un punto en el que ERC y EH Bildu quieren dejar extremadamente acotado el margen de actuación de las fuerzas de seguridad.

Pese a las escasísimas posibilidades de que esta iniciativa saliera adelante, tanto por una cuestión de tiempos como por el desacuerdo entre los grupos, si ERC decide seguir adelante y presentarla, los republicanos sí conseguirán que el debate sobre la reforma de la ley mordaza siga abierto. La proposición de ley, al menos, tendrá que someterse al debate de toma en consideración, y en él el PSOE y Unidas Podemos deberán posicionarse ante el texto.

El movimiento de ERC se produce apenas un día después de que su decisión, junto a la de EH Bildu, tumbara la reforma de la ley mordaza impulsada por el Gobierno. La decisión sentó muy mal tanto al PSOE como a un sector de Unidas Podemos, que fueron públicamente muy críticos con los republicanos catalanes. Y no fueron los únicos: varios colectivos sociales también denunciaron con dureza que ERC y EH Bildu eran culpables de la "oportunidad perdida" de modificar la ley mordaza.

En concreto, las organizaciones Amnistía Internacional, No Somos Delito, Greenpeace, IRIDIA, Defender a quien Defiende, RIS, Novact y Legal Sol firmaron un comunicado conjunto en el que criticaron que la reforma de la norma incluía "un avance reconocible en derechos" pese a que "aspectos claves de la ley" no tenían "las modificaciones necesarias para considerar que habían sido corregidos y ajustados a lo que disponen los estándares internacionales de derechos humanos". "La sociedad civil se muestra muy crítica con el hecho de que esta oportunidad para una ley más respetuosa con los derechos humanos se haya dejado pasar", espetaba el comunicado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento