La preocupación por la situación de la sanidad repunta y se mantiene por encima de los niveles prepandemia

Manifestación ciudadana que recorre este domingo el centro de Madrid bajo el lema 'Madrid se levanta por la sanidad pública', convocada por asociaciones vecinales y municipios.
Manifestación el pasado noviembre en Madrid en defensa de la sanidad pública.
EFE
Manifestación ciudadana que recorre este domingo el centro de Madrid bajo el lema 'Madrid se levanta por la sanidad pública', convocada por asociaciones vecinales y municipios.

El estado de la sanidad sigue siendo un motivo de preocupación creciente para muchos ciudadanos a las puertas de unas elecciones autonómicas clave, ya que las comunidades gestionan buena parte de las competencias sanitarias. Así lo refleja el barómetro de enero del CIS, que revela que la situación del sistema de salud es ya la cuarta respuesta más repetida cuando se pregunta a los ciudadanos por los principales problemas de España: un 17,2% de los ciudadanos lo identifican entre ellos, lo cual supone, además, que la valoración de la sanidad no ha vuelto a niveles previos a la pandemia casi tres años después de que esta comenzara.

Este porcentaje supone un repunte de más de dos puntos con respecto a diciembre, aunque las cifras de descontento aún están lejos de las que se registraron en noviembre, cuando un 26,6% de los ciudadanos incluyó la sanidad entre los principales problemas de España coincidiendo con la masiva manifestación que se celebró en Madrid en defensa del sistema público de salud. El porcentaje registrado este miércoles, no obstante, sí es claramente superior al que se registraba cuando dio comienzo la pandemia (un 15,4% consideraba entonces un problema la situación de la sanidad), y especialmente supone un incremento en relación a los datos previos a 2019, cuando la preocupación comenzó a elevarse.

La preocupación, además, es transversal a los votantes de todos los partidos, aunque las formaciones de izquierdas tienen algunos electores más que ven el actual estado de la sanidad como un problema. El 20,3% de los votantes del PSOE y el 18,2% de los de Unidas Podemos lo incluyen entre los tres principales problemas de España, y lo mismo hace el 15,6% de los electores del PP, el 15,5% de los de Ciudadanos y el 11% de los de Vox, los que menos preocupados se sienten en relación a este asunto.

La percepción de que el sistema sanitario tiene problemas serios, no obstante, no viene de ahora, sino que es un problema que viene larvándose en los últimos años, aunque han sido dos los momentos en los que la preocupación ciudadana ha experimentado un importante incremento. El primero fue el año 2012, cuando Mariano Rajoy llegó a la Moncloa y, de la mano de la práctica totalidad de las comunidades autónomas, puso en marcha una política de fuertes recortes presupuestarios en los servicios públicos que provocaron una fuerte respuesta social.

En los datos del CIS, esta respuesta tuvo una rápida traducción. Mayo de 2012 fue el primer mes en la serie histórica el que más de un 10% de los ciudadanos incluyeron el estado de la sanidad como uno de los principales problemas de España. Desde entonces, el porcentaje ha bajado de las dos cifras en contadas ocasiones y, en 2019, la preocupación de los encuestados se recrudeció coincidiendo con una nueva oleada de movilizaciones de los sanitarios hasta alcanzar valores que rondaron el 15% de ciudadanos que consideraban un problema de primer orden la sanidad.

El barómetro del CIS inmediatamente anterior a la pandemia, el de febrero de 2020, reveló que el 15,4% de los ciudadanos consideraba que el estado de la sanidad era uno de los principales problemas de España. Y, en los casi tres años transcurridos, los encuestados no perciben que se hayan tomado medidas para solucionar los déficits del sistema sanitario, ya que la preocupación, lejos de descender, se ha mantenido e incluso ha aumentado, con picos en varios meses en los que más del 20% de los ciudadanos consideran que la situación es problemática.

Las huelgas y manifestaciones se extienden

Este repunte de la preocupación por la situación sanitaria no es baladí en un momento en el que todas las formaciones políticas se están preparando para las elecciones autonómicas que tendrán lugar en mayo en 12 comunidades. La Comunidad de Madrid es el lugar donde más eco mediático está teniendo el conflicto abierto en la sanidad pública, ya que los médicos de atención primaria reactivaron hace unos días la huelga que ya iniciaron a finales del año pasado y que tuvo su expresión principal en la masiva manifestación de noviembre.

No obstante, no solo en Madrid el estado de la sanidad está generando contestación social y laboral. En Cataluña, los sindicatos del sector sanitario se han aliado con los de la educación para convocar una huelga y movilizaciones los días 25 y 26 de enero después de que hayan fracasado las negociaciones que abrieron a finales de noviembre con la Generalitat. En Andalucía, los médicos de atención primaria celebrarán su propia huelga indefinida a partir de este viernes día 20, además del paro previamente convocado para el día 27. Y así, hasta seis comunidades autónomas tienen convocadas huelgas de sanitarios para las próximas semanas y en otras o bien se han anunciado paros para más adelante, o bien están estudiando hacerlo.

Las quejas de médicos, enfermeras y sector sanitario en general coinciden en buena parte en todos los territorios: hay tanto reivindicaciones laborales para mejorar los salarios y reducir las jornadas como denuncias por la falta de recursos y la consecuente dilatación de las listas de espera. Tal y como informó este diario, los tiempos para ser atendido se han demorado especialmente en la atención primaria, con Cataluña y la Comunidad Valenciana a la cabeza, por encima de una media nacional de 8,8 días para conseguir cita con el médico de familia.

En concreto, dos de cada tres personas esperan más de un día para ser atendidas por su médico de familia debido a la falta de huecos en las agendas de los centros de salud. Y, de hecho, la media para conseguir una cita en atención primaria es de más de una semana, según los datos del último Barómetro Sanitario, actualizados por el Ministerio de Sanidad en el mes de noviembre a nivel nacional y en marzo de 2022 a nivel autonómico. El tiempo medio de espera entre que una persona pide cita y es finalmente atendida por su médico de familia ha aumentado un 51,72% desde 2019, supera los 10 días en la Comunidad Valenciana y Cataluña y los nueve días en Canarias, Andalucía y la Comunidad de Madrid.

Daniel Ríos
Redactor '20minutos'

Redactor de Nacional. Me hice mayor en Infolibre y llegué a 20minutos a finales de 2019. Sigo a Sumar y a Podemos y me paso la vida en el Congreso, donde también me encargo de la crónica parlamentaria. Cosecha de 1993.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento