Jaime Martínez: "Todos los alumnos, con o sin discapacidad, pueden aprender matemáticas con el método ABN"

  • El método Abierto Basado en Números es muy útil y empleado para los niños con necesidades especiales.
Aprendiendo matemáticas en un aula con niños con necesidades especiales.
Un aula con niños con necesidades especiales empleando el método ABN.
Cedida
Aprendiendo matemáticas en un aula con niños con necesidades especiales.

Desde 2008, cuando se introdujo por primera vez en las aulas, se ha popularizado cada vez más, especialmente de infantil, el método ABN (Abierto Basado en Números). Este método, ideado por el profesor Jaime Martínez Montero, pretende hacer las matemáticas, especialmente en materia de cálculo, más sencillas e intuitivas para todos los alumnos.

Debido a su sencillez, se puede utilizar desde los primeros años de aprendizaje, desde tres años de infantil, y es especialmente beneficioso para alumnos con algún tipo de dificultades de aprendizaje, pues su creador asegura que permite a los alumnos operar comprendiendo lo que están haciendo, llegar al cálculo mental de forma sencilla y natural y aumentar su capacidad de resolución de problemas.

Entre sus características principales, que introduce el aprendizaje de las matemáticas a través de la utilización de materiales y objetos cotidianos (palillos, gomas, tizas…), lo que hace más ‘real’ y menos abstracto el aprendizaje de las matemáticas, ayuda a su entendimiento y permite introducir las operaciones a una edad más temprana.

Jaime Martínez Montero, creador del método ABN

Jaime Martínez Montero

  • Creador del método ABN
Antes de crear el método ABN, fue maestro, Inspector de Educación, profesor Asociado de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Cádiz, Además, es autor de publicaciones como 'Competencias básicas en Matemáticas. Una nueva práctica' (2008), 'Enseñar matemáticas a alumnos con necesidades especiales' (2017) o '¿Por qué los escolares fracasan en Matemáticas?' (2021).

El método ABN se basa principalmente en dos premisas: que los niños aprendan las matemáticas entendiéndolas y disfrutando con ellas. Para conseguir ambas cosas, Jaime Martínez ideó un método muy manipulable y visible, "es un método que construye todos los conceptos previos básicos de las matemáticas sobre la base de la manipulación, y los hacemos con materiales normales, como palitos, bloques encajables… e incluso sus propios dedos, porque es la primera referencia que tienen. Sus dedos nos permiten trabajar hasta el cinco primero, luego ya con el 10. Y así, comparan, ponen, igualan, separan, reparten… y van construyendo y avanzando en contextos. Algunos estarán en los estadios primeros más tiempo, como pueden los alumnos de necesidades especiales, y otros avanzarán más deprisa", explica.

Otro de los objetivos que persigue el ABN es que aprendan de manera natural, fluida, "no como en método tradicional, donde primero aprenden el 1 y cuando aprenden el 1, se les enseña el 2… Eso no tiene sentido, porque es como si aprendieran a hablar aprendiendo una palabra y luego otra. Aprenden en un contexto numérico, igual que aprenden a hablar un contexto lingüístico y adecuado a sus características".

El ABN es un método que construye todos los conceptos básicos de las matemáticas sobre la base de la manipulación

Este aprendizaje 'poco natural' es lo que está detrás de la mayoría de los problemas que tienen los estudiantes con las matemáticas, "desde que era maestro, me ha preocupado y me ha llamado mucho la atención el problema que tenían los chicos con las matemáticas, un problema que no se da en ninguna otra asignatura. Ya por el año 70-71 propuse una alternativa para la enseñanza de las matemáticas, partiendo de la numeración 10, utilizando objetos cotidianos para que los niños aprendieran a contar y a resolver los problemas con ellos… y no me hicieron mucho caso. Pero yo seguí ideando estrategias para que se resolviera ese ‘atasco’ que tienen muchos alumnos con las matemáticas, que es el mismo que tenía yo cuando fui niño, porque es un problema estructural, y está provocado por el sistema que se utiliza para aprender las matemáticas, un sistema con el que salen mejor adelante los que tienen más memoria, no los que son más inteligentes", asegura.

Diferencias y ventajas con el método tradicional

Son muchas las diferencias existentes entre el ABN y el método tradicional. Para empezar, Jaime Martínez quiere recalcar que, como su nombre indica, el ABN está basado en números, algo que, asombrosamente, no ocurre en el tradicional, "en el tradicional se hacen los cálculos de derecha a izquierda, nosotros de izquierda a derecha, trabajamos con número completos… por ejemplo, si vamos a sumar 175€ y 180€, sumamos 175 con 180, no sumamos primero el 0 con el 5, el 8 con el 7 y el 1 con el 1. Y siguen un proceso de cálculo natural, porque, por ejemplo, si tienes que sumar dinero, empiezas por los números mayores -los billetes- y por último los céntimos. En el cálculo tradicional se hace al revés, se empieza por los céntimos, pero de manera natural, no lo hacemos así".

Un niño manipula palillos mientras aprende matemáticas con ABN en aula es del C.C. "San José", de Alicante.
Un niño manipula palillos mientras aprende matemáticas con ABN en aula es del C.C. "San José", de Alicante.
Cedida

Según su creador, este método consigue mejores resultados, "los chicos adquieren una capacidad de cálculo muy potente, son mejores en la resolución de problemas y, lo más importante, a los chicos les gustan mucho las matemáticas. Y les gustan porque entienden lo que hacen y cuando entiendes lo que haces, lo aprendes más deprisa, se tarda más en olvidar y, después, se rememora con mucha facilidad". Además, les ‘engancha’, les hace estar más atentos, "todo esto consigue que tengan un desarrollo del sentido numérico, un sentido matemático enorme".

Muy útil para los alumnos con necesidades especiales

El espíritu con el que nació el método ABN fue el de hacer fáciles las matemáticas a los niños que tenían problemas con ellas, por eso desde el principio fue un método muy útil para los niños con necesidades especiales, "el segundo libro que publiqué sobre el método fue Enseñar Matemáticas a Alumnos Con Necesidades Educativas Especial porque siempre ha estado orientado a los chicos con dificultades". Y funciona tan bien con estos alumnos porque se adapta a cualquier niño, "en el ABN hay una gradación muy pensada y cada chico puede llevar su propio. Los alumnos con necesidades, aunque les cueste más que al resto, terminan aprendiendo. Son como el sol de invierno, que no sube tan alto como el de julio, pero sale y se pone todos los días, sigue su curso… Todos los alumnos, tengan las características que tengan, pueden seguir este método". 

Los alumnos con necesidades especiales, aunque les cueste más que al resto, terminan aprendiendo

Además, el método no varía, es el mismo, "puede que estos alumnos permanezcan más tiempo en los estadios inferiores, pero es el mismo. A muchos niños con autismo, por ejemplo, les gusta mucho el método porque fijan más la atención y entienden mejor lo que están haciendo, y cuando uno entiende lo que hace, le gusta y le sale bien; y cuando una cosa la entiende y le sale bien, se aficiona a ella. No nos aficionamos ni nos motivamos con cosas que nos salen mal", asegura. "En nuestro blog lo podéis mirar, tenemos más de 30 entradas dedicadas a educación especial, y ahí contamos os resultados que tenemos. Por ejemplo, el caso de una con síndrome de Down que, después de muchos años en el colegio, no conseguía pasar del número 7. Con el ABN, no solo pasó del 7, sino que ahora ya trabajaba con decenas, realizaba operaciones con soltura, está empezando ya a multiplicar, tenía cálculo mental… y empezó a hacerlo porque empezó a entender lo que hacía", cuenta orgulloso.

Un método que se extiende, pero con reservas

El ABN es un método que se extiende cada vez, sobre todo en infantil, etapa en la que calculan que lo usan en España unos 300.000 alumnos. Sin embargo, los profesores siguen siendo reacios a aplicarlo en primaria, "es curioso, empezó a implantarse en primaria, pero es en infantil donde está más asentado, nos vamos encontrando dificultades para implantarlo según subimos de nivel. Especialmente a partir de 3º, algunos profesores aseguran que los alumnos ‘se tienen que enfrentar a las matemáticas serias’, que para ellos serio significa volver a hacer ese tipo de cosas que hacen que la mayoría de los chicos deserten de las matemáticas, la asignatura más suspendida en todos los niveles, incluso en la facultad de matemáticas", se queja.

Aun así, es optimista y confía en que el método se vaya implantando poco a poco en todos los niveles, "tenemos cada vez más presencia en Hispanoamérica, en colegios españoles fuera de España…", una tendencia que espera que siga, pues su intención desde el principio fue ayudar, "lo más importante para mí fue siempre que el método se difundiera, colaborar con el talento colectivo, no ganar dinero. Nosotros tenemos nuestra colección de libros de texto, de cuadernos de trabajo, de material escolar, pero no hace falta comprarlos para seguir el método, en nuestra web y en el blog hay mucho material, tutoriales, de vídeos… a libre disposición de la gente. Formamos a la gente de manera que pueden hacer ellos su propio material, con nuestro material simplemente ese trabajo lo tienen ya hecho si quieren. Estamos muy orgullosos de lo que hacemos y de cómo lo hacemos", concluye. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento