La inflación baja en noviembre por cuarto mes consecutivo y apunta a una subida de las pensiones cercana al 8,5% en 2023

Evolución del IPC.
Evolución del IPC.
Henar de Pedro

La inflación baja en noviembre por cuarto mes consecutivo hasta el 6,8%, medio punto por debajo de la tasa del 7,3% registrada en octubre, y lo hace gracias a la merma de los precios de los carburantes y la electricidad. Así lo revela el indicador adelantado del índice de precios de consumo (IPC) publicado este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Se trata de la tasa de inflación más reducida desde el mes de enero de 2022, cuanto se situó en el 6,1% justo antes del inicio de la guerra de Ucrania. De confirmarse la estimación, noviembre cerraría con un IPC cuatro puntos menor que el pico del 10,8% registrado en julio, el máximo desde septiembre de 1984. En términos mensuales, la inflación descendió en noviembre una décima con respecto a octubre, frente a los incrementos del 0,3% del mes anterior y de un año antes.

Aunque se trata de un avance susceptible de revisión, el dato de noviembre permite avanzar una subida de las pensiones y del ingreso mínimo vital en torno al 8,5% para el próximo año, ya que el actual sistema de revalorización toma como referencia el IPC medio, que se calcula en base a los datos registrados entre diciembre y enero. Si se confirma la inflación estimada del 6,8% para el mes de noviembre, la subida de las pensiones sería del 8,46%.

El Banco de España y la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) calculan que cada punto porcentual que sube la inflación implica un aumento en el coste de las pensiones de 1.800 y 1.500 millones de euros, respectivamente. De este modo, la revalorización del 8,5% supondría un coste de entre 15.300 y 12.750 millones de euros a las arcas públicas.

Bajo el mismo criterio que pronostica una subida en torno al 8,5% para 2023, a principios de año el Gobierno ya aprobó un incremento del 2,5% para 2022 en base al IPC medio del año anterior. Por tanto, se trata del segundo año consecutivo en el que la subida de las pensiones se calcula tomando como índice de revalorización el IPC, con el objetivo de mantener el poder adquisitivo de los pensionistas. El incremento del 1,6% de 2019 también fue cercano a la tasa media de inflación de 2018, que se situó en el 1,68%. 

Avance de la variación anual del IPC en noviembre.
Avance de la variación anual del IPC en noviembre.
Henar de Pedro

Fue precisamente en 2018 cuando dejó de aplicarse el factor aprobado en 2013 por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, que limitaba la subida de las prestaciones a un 0,25% mientras la Seguridad Social estuvieran en déficit. Ese ajuste fue favorable entre 2015 y 2017, ante unas tasas de inflación negativas. En cambio, previamente, entre la crisis de 2008 y 2013 -con la excepción de 2010-, los pensionistas habían experimentado sucesivas pérdidas de poder adquisitivo, debido a la fijación de índices de revalorización de entre el 0% y el 2% en unos años en los que el IPC medio oscilaba entre el 1,6% y el 4,33%.

Sube la subyacente

Pese a la moderación de la inflación general, la tasa de inflación subyacente aumenta en noviembre una décima hasta el 6,3%, según la estimación del INE. Esta aparente contradicción se debe a que la tasa de inflación subyacente no contempla ni los alimentos no elaborados ni los productos energéticos, que son precisamente los responsables de la rebaja del dato general. También influye, aunque en menor medida, el hecho de que los precios de la ropa y calzado han subido por el inicio de la nueva temporada, pero menos que en 2021.

Las reacciones políticas a estos datos no se han hecho esperar. Por un lado, el Gobierno ha celebrado el "impacto positivo" de las medidas puestas en marcha para amortiguar el alza de los precios. "La política útil es aquella que consigue amortiguar el crecimiento del IPC y bajar la curva de la inflación", ha valorado la portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. "La inflación se ha reducido cuatro puntos en cuatro meses, coincidiendo con el despliegue total de las medidas adoptadas por el Gobierno", ha señalado, añadiendo que España "está liderando la rebaja del IPC en Europa".

El PP, en cambio, se muestra menos efusivo. "Todavía estamos muy lejos de la ambición del BCE del 2% y no será una realidad en 2022 ni en el 2023", ha vaticinado el secretario de Economía de los populares, Juan Bravo, en una entrevista en RNE. "No nos podemos relajar, hay que seguir haciendo reformas e intentar ayudar a que los efectos de la inflación no repercutan directamente sobre los ciudadanos", ha añadido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento