El alcalde de Kiev ya no descarta una "evacuación parcial" de la ciudad tras chocar con Zelenski por el caos de suministros

Varias personas pasean por las calles de Kiev.
Varias personas pasean por las calles de Kiev.
EP

"No descarto el peor escenario". Vitali Klitschko ha sido este lunes muy rotundo sobre la situación de Kiev cuando la invasión rusa de Ucrania ya sobrepasa los nueve meses de duración. El alcalde de la capital, tras chocar con el presidente Volodimir Zelenski por el caos relativo al suministro energético, ya mira vías para proteger a la población y habla de "evacuación parcial", que se puede dar en las próximas semanas si la situación no mejora. "No descarto el peor escenario. No habrá una evacuación total, quizá una parcial, pero no sería llamada evacuación. Sería una reubicación temporal de ciertos grupos de gente hacia los suburbios y lugares donde haya servicios disponibles", explicó.

Estas palabras se dan en un contexto en el que Ucrania se va quedando a oscuras, con la nieve acechando y el frío extremo apretando a la población. Rusia juega con ese factor: que sea el invierno el que mine la moral de los ucranianos como no lo han conseguido las tropas de Putin. Y en el fondo, un posible nuevo éxodo de ucranianos y ucranianas hacia países fronterizos. La UE, de hecho, se prepara para ese escenario, pero las ONG no ven una dinámica similar. "Hay que estar preparados, pero no vemos la misma tendencia que en marzo o abril", aseguraron desde Acnur a 20minutos, aunque trabajan tanto en Ucrania como en los países limítrofes para "poder actuar".

"Sería un gran error si no nos preparáramos para diferentes escenarios. Si hace un año, en esta época, alguien hubiera empezado a decir lo que iba a pasar en el futuro, sobre asesinatos, guerra, violaciones y genocidio, no hubiera sido descrito como una persona cuerda!, lamentó Klitschko, pero al mismo tiempo pidió, simplemente, adaptarse a la situación: "A día de hoy, es la terrible y dura realidad". Klitschko también ha pedido a la población que se abastezca de agua potable, comida, ropa de invierno, teléfonos cargados y ordenadores, así como descargar mapas que puedan ser utilizados sin conexión en caso de que sea necesario abandonar la ciudad.

Por otro lado, el alcalde de Kiev ha cifrado en más de 150 los muertos civiles en la capital ucraniana como consecuencia de los ataques lanzados por las fuerzas rusas desde el inicio de la guerra. Del total de víctimas, además, hay cuatro menores de edad. En su intervención por videoconferencia este lunes Foro de Inversiones de Kiev, Klitschko ha recordado a la Unión Europea que los ucranianos están eligiendo ser parte de la familia europea en una "guerra sangrienta" frente al "invasor ruso", protegiendo además "los valores europeos, la paz y la estabilidad en todo el continente".

Ucrania ganará y llevará a los criminales de guerra ante la justicia

Por otro lado, Ucrania ha elevado hasta 16.000 los ataques con misiles lanzados por Moscú: la inmensa mayoría de las ofensivas rusas -al menos 12.300 de los ataques- han tenido como objetivo áreas urbanas y asentamientos del territorio ucraniano, según apuntan desde el Gobierno de Zelenski. "Ucrania ganará y llevará a los criminales de guerra ante la justicia", insisten, en cambio, desde el Ministerio de Defensa, que además denuncia que el objetivo principal de Putin siguen siendo las infraestructuras energéticas, que ya son (y serán durante los próximos meses) críticas para el desarrollo del conflicto.

Todas las centrales ucranianas están dañadas y mientras Kiev trabaja para solucionar esos problemas, Rusia no tiene en mente más retiradas. Así, Moscú ha negado la existencia de planes para el repliegue de fuerzas rusas de la central nuclear de Zaporiyia y ha apuntado a "informaciones falsas" publicadas por medios de comunicación ucranianos. La instalación, que es la más grande de Europa, es uno de los puntos más peligrosos de la guerra y de momento el OIEA descarta que el riesgo de fugas sea alto, pero siguen avisando: hay que construir una zona liberada para evitar el desastre.

Rusia no se retira de Zaporiyia

"A día de hoy, la seguridad operativa de la central nuclear está totalmente garantizada, en gran parte gracias a su personal, que entienden que este es territorio de Rusia para mucho tiempo", matizan las autoridades prorrusas, que acusan a Ucrania de "sembrar el pánico en las ciudades liberadas por Rusia". No en vano Zaporiyia es precisamente una de las regiones anexionadas ilegalmente por Putin. Así, Moscú repite una y otra vez que no va a abandonar la central nuclear: "No hay necesidad de buscar signos que no existen ni pueden existir".

Mientras en el frente las cosas avanzan a un ritmo mucho menor que en semanas anteriores y Rusia insiste en los ataques masivo, la opción diplomática está igual de estancada que la bélica. Pero Occidente no cambia su posición pese al riesgo de fatiga, que es algo que, en palabras del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, es algo que los aliados no se pueden permitir: el apoyo a Ucrania no puede cesar. De este modo, la embajadora de Estados Unidos ante la Alianza Atlántica, Julianne Smith, dejó este lunes claro que es Zelenski quien tiene que decidir cuándo ha llegado el momento de negociar con Rusia una salida a la guerra en su país y rechazó que se le presione con un "plazo concreto".

En este sentido, Smith ha sido muy clara. "Nuestra postura en Estados Unidos, y creo que la de toda la Alianza, es asegurar que ponemos al presidente Zelenski y a Ucrania en la posición más fuerte posible para cuando lleguen esas negociaciones, pues no sabemos cuándo estará Rusia dispuesta a sentarse a la mesa y tomarse en serio la negociación", aseguró, en un momento en el que empieza a haber dudas sobre si Occidente va a continuar o no con el consenso para respaldar a Kiev. Ucrania ha aumentado precisamente la presión sobre Alemania para que multiplique su apoyo armamentístico, con la OTAN llamando a los socios a proporcionar por ejemplo más defensas antiaéreas.

La brecha Washington-Moscú, en este contexto, es kilométrica. Tanto es así que la reunión de la comisión bilateral entre Rusia y Estados Unidos sobre el Tratado START o START III que debía celebrarse a partir de este martes en El Cairo ha sido pospuesta, tal como informó el Ministerio de Exteriores ruso. Precisamente el Kremlin aclaró que el encuentro "se pospone" y desde la Casa Blanca aseguran que se trata de "una decisión unilateral" del Ejecutivo de Putin. 

Fue eso sí EE UU quien anuló toda conversación sobre el asunto con el inició de la invasión. Antes, en febrero de 2021, Putin y Biden prorrogaron cinco años el último tratado de desarme nuclear vigente entre ambas potencias, que había sido firmado en 2010. El Nuevo START, que incluye específicamente un sistema de inspección de los arsenales, debía reducir en un 30% el número de cabezas nucleares, hasta 1.550 por país. Además, limitó a 700 el número de misiles balísticos intercontinentales, el de los desplegados en submarinos y bombarderos estratégicos equipados para armamento nuclear. También redujo a 800 el de lanzaderas para misiles intercontinentales, lanzaderas submarinas para misiles balísticos y bombarderos estratégicos equipados para armamento nuclear, estén desplegados o no.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento