"Espero que mueras": la 'traidora' rusa rechazada por su familia por reconstruir en  Ucrania lo que ha destruido su país

Destrucción en la región ucraniana de Jersón.
Destrucción en la región ucraniana de Jersón.
EFE

La respuesta de la población rusa a la guerra de Ucrania es, supuestamente, de respaldo total al Kremlin, ya que toda disidencia se castiga con dureza. Pero pese a ello, aún hay casos de rusos que se rebelan ante la injusticia.

Es el caso de María Korkina, una joven rusa que ha sido rechazada por su familia por su decisión de ayudar a Ucrania para ayudar en la reconstrucción de un país muy maltratado por las tropas de Putin.

Tal y como recoge el Mirror, Maria es originaria de la ciudad siberiana de Irkutsk, y llevaba viviendo en Kiev cuatro años cuando estalló la guerra en febrero. Su familia se volvió contra ella cuando se quedó para ayudar en lugar de regresar a su tierra natal.

María, que ahora se niega a hablar en ruso, dijo: "Mi madre se volvió loca por completo. Rompió platos, gritando: 'Eres una traidora"

"Cuando Rusia lanzó misiles por primera vez sobre Kiev, le rogué que fuera a mítines o pusiera un cartel que dijera: 'Mi hija está siendo bombardeada'. Ella me respondió diciendo: 'No pasará nada si duermes en el metro. Una vez que los nazis hayan sido eliminados, todo estará bien", explica la joven, de 28 años.

"Le envié fotos a mi padre. Dijo que todo era falso. Dijo que creía en Putin, no en mí", dice la joven María Korkina, que confiesa que su madre llegó a decirle: "Ojalá te mueras". 

María quiere expiar los crímenes de guerra de Rusia y pasa el tiempo reconstruyendo casas destruidas. En este momento, ella está ayudando en Irpin, cerca de Kiev, el lugar de algunos de los peores combates a principios de la guerra.

"Estoy ocupada haciendo reparaciones en un apartamento que fue atacado por un tanque ruso. Una familia con un niño pequeño vivía allí. Todos están vivos, pero el padre resultó herido", dice.

"El trabajo es duro, pero vale la pena. Nunca he trabajado en trabajo físico y es muy duro. Pero estoy orgulloso de ayudar", añade.

¿Y cómo la recibe la población local? "Le dije a los voluntarios que entendía si no querían mi ayuda debido a mi nacionalidad. Pero me recibieron con los brazos abiertos", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento