A cuántos grados debo poner la lavadora para ahorrar un 55% de luz y que la ropa salga limpia

Es la mejor manera de evitar malos olores por los gérmenes y así podrás ponerla nada más volver a casa tras las vacaciones.
Lavadora de ropa. 
Pixabay/stevepb

La lavadora es uno de los electrodomésticos que se utilizan frecuentemente en el hogar. De este modo, es un gasto fijo más en el hogar, concretamente, en la factura eléctrica. 

La diferencia entre los distintos tipos de lavadora, los programas que se utilicen y algunos consejos a seguir pueden marcar la diferencia en la factura de la luz a fin de mes.

¿A qué temperatura lavo la ropa? 

Lo primero que hay que saber es que cada tipo de prenda tiene que lavarse con la temperatura indicada en su etiquetado, ya que algunas prendas delicadas requieren cuidados especiales durante el lavado. 

Una vez que esto se tiene en cuenta, la temperatura a la que se pone el programa de lavado es importante para tratar de ahorrar en la factura. Hay algunos tipos de coladas que necesitan agua caliente para que el resultado sea el esperado. 

Así, en estos casos, se puede optar por poner la lavadora a 40ºC en lugar de ponerlo a 60ºC, ya que los resultados van a ser los mismos, pero ahorrando energía. Así lo indican desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU): "Puedes ahorrar hasta un 55% de energía".

Otros trucos para ahorrar en la lavadora

Puede parecer una cosa evidente, pero para ahorrar en la lavadora una de las máximas recomendaciones es llenar al completo el tambor, de tal modo que, en un mismo lavado, queden limpias el máximo número de prendas posible. 

Por otro lado, es importante añadir el detergente, el jabón o el suavizante en la medida justa. Estos productos, además de contaminar, son bastante caros. Por ello, se puede ahorrar una cantidad significativa de dinero si se usa con las medidas oportunas y no se despilfarra. 

Además, es recomendable igualmente secar la ropa al aire libre siempre que sea posible. De este modo, se evitará gastar un extra de energía en la secadora. En cambio, si se mete la colada a la secadora, lo mejor es que se haga cuando esté bien escurrida y sacarla algo húmeda, para así ahorrar energía al secar y al planchar.

Por último, si se está pensando en cambiar la lavadora por una nueva, es importante fijarse en las etiquetas energéticas. Aunque las más eficientes suelen ser más caras, a la larga salen más rentables, ya que ahorran en energía lavado tras lavado. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento