El 'Holodomor', la hambruna que provocó Stalin en Ucrania que mató a millones de personas y que hoy sigue levantando ampollas

Foto del Holodomor de Alexander Wienerberger donde se observan lo que parecen muertos por la calle.
Foto del Holodomor donde se ven lo que parecen muertos por la calle.
Alexander Wienerberger

El Holodomor es un terrible episodio de la historia de Rusia y Ucrania. Ocurrió en el periodo de entreguerras del siglo XX, en los años 30. Stalin impuso en la Unión Soviética una letal hambruna que acabó con la vida de al menos cinco millones de personas. Los hechos son ahora noticia porque los parlamentos de Rumanía, Irlanda y Moldavia han declarado aquella tragedia "crimen contra el pueblo ucraniano y contra la humanidad".

Holodomor significa en ucraniano 'matar de hambre'. Y eso es lo que, literalmente, hizo Stalin entre la Revolución Rusa y la Segunda Guerra Mundial. En 1929, el dictador soviético impuso una enorme colectivización del campo. Ese proceso obligó a millones de campesinos a entregar sus tierras.

El resultado fue una hambruna de dimensiones nunca vistas. En dos años, entre 1932 y 1933, en la URSS murieron al menos cinco millones de personas, de los cuales cuatro eran ucranianos (hay fuentes que elevan la cifra de fallecidos hasta los catorce millones). Tan enorme disparidad se explica porque los archivos no pudieron ser estudiados con detalle hasta años después de la Perestroika y la caída de la Unión Soviética.

El Holodomor afectó al territorio de Ucrania, Kubán, Ucrania Amarilla y otras regiones de la URSS. Desde 1934 tanto la mortalidad como la natalidad de todo el país descendieron entre el 20 y el 40% en comparación con la media de los años previos a la hambruna.

Entre 1932 y 1933, murieron de hambre al menos 5 millones de personas (cuatro eran ucranianos), aunque hay fuentes que elevan la cifra hasta los 14 millones

La colectivización de las tierras y la agrupación de campesinos en granjas colectivas fue una decisión tomada por el Comité Central del Partido Comunista de la URSS en diciembre de 1929. Era parte del plan quinquenal que Stalin sacó adelante entre 1928 y 1932. Ese plan convertiría al país en una potencia industrial de primer orden y a ello ayudaría la "industrialización" del trabajo agrícola.

Foto de Arkady Shishkin, del año 1935. <a href="http://www.20minutos.es/noticia/1589640/0/edad-de-oro/fotografia-rusa/decada-de-los-veinte/">La muestra</a> recoge ejemplos de 1908 a 1938, cuando el realismo social impuesto por Stalin con fines propagandísticos acabó con la variedad de estilos en la fotografía rusa
Foto de 1935 que muestra la "modernización" del campo soviético.
Arkady Shishkin - Courtesy of Nailya Alexander Gallery, New York

Los campesinos eran el 82% de la población soviética, pero el régimen bolchevique había declarado la guerra al modelo rural tradicional. Fueron obligados a entregar sus tierras y medios de producción. En realidad, la mayoría aún vivían en régimen de servidumbre, trabajando para los kuláks, pequeños agricultores a los que el último zar había emancipado entregando tierras.

La resistencia movilizó a 3 millones de personas: 530.000 fueron deportadas a campos de trabajo en Siberia, donde murieron de hambre y frío

Hubo revueltas, disturbios y sabotajes por todo el país, especialmente en las regiones pobladas por los cosacos de los ríos Don, Volga, Kubán, del norte del Cáucaso y sobre todo en Ucrania. La resistencia movilizó a cerca de tres millones de personas.

"¡Pan!", 1933. Postal de Mykhailo Mykhalevych sobre la hambruna de 1932-33.
"¡Pan!", 1933. Postal sobre la hambruna de 1932-33.
WIKIPEDIA/Mykhailo Mykhalevych

Moscú mandó al Ejército Rojo para sofocar la rebelión de los kuláks. En 1929 se arrestó a miles de intelectuales ucranianos, que fueron fusilados o enviados a campos de trabajo en Siberia. El historiador alemán Manfred Hildermeier calcula que 530.000 deportados, entre ellos muchos niños, murieron de hambre, frío o por los extenuantes trabajos a los que se les obligó.

¿Fue un genocidio?

El 10 de noviembre de 2003, en las Naciones Unidas, veinticinco países -entre ellos Rusia, Ucrania y EE UU- firmaron una declaración conjunta en el setenta aniversario del Holodomor, para honrar la memoria de millones de rusos, kazajos y otras nacionalidades que murieron. El documento dice que "la gran hambruna costó entre 7 y 10 millones de víctimas inocentes y se convirtió en una tragedia nacional para el pueblo ucraniano".

Refugiados ucranianos en el techo de un tren durante la hambruna de 1932-1933.
Refugiados ucranianos toman un tren durante la hambruna.
Archivos del Museo de Ucrania

Si el episodio fue o no un genocidio sigue siendo objeto de debate entre los historiadores. La premio Pulitzer Anne Applebaum asegura que esos millones de muertes no fueron accidentales, ni consecuencias colaterales de una mala política pública. En su opinión, la que expone en Hambruna roja, todo fue deliberado y estuvo absolutamente planeado.

Applebaum sostiene que Stalin mató a millones para deshacerse del problema político que suponían las aspiraciones nacionalistas de Ucrania

En el libro, publicado en 2017 (2021 en España), la historiadora y periodista estadounidense analiza cómo el Kremlin "orquestó" la catástrofe para deshacerse del problema político que suponían las pretensiones nacionalistas de Ucrania. Tras acceder a archivos clasificados, con el testimonio de supervivientes y las investigaciones de académicos ucranianos, Applebaum sostiene que Stalin mató a millones para enterrar la historia y la aspiración ucraniana.

Es decir, la tesis de quienes defienden que los soviéticos llevaron a cabo un genocidio es que la hambruna fue parte de un plan para ayudar a la rusificación de Ucrania. Se pretendía así, dicen, lograr la supresión de sus élites culturales, de su memoria y del mismo idioma ucraniano.

Antes de que se demuestre que fue un acto de genocidio, los ucranianos están haciendo todo lo posible para convencer a todo el mundo de que lo fue"

Otros historiadores sostienen que la hambruna fue una consecuencia del proceso de industrialización soviético. "Esto es como bailar sobre las tumbas de los muertos. Antes de que se demuestre que fue un acto de genocidio, las autoridades naranjas (los ucranianos no prorrusos) están haciendo todo lo posible para convencer a todo el mundo de que lo fue", afirmó hace unos años Sergei Gmyrya, historiador del partido comunista.

<p>Su poder económico era enorme y parece difícil separar su patrimonio personal de la riqueza de la Unión Soviética. A su muerte, la URSS controlaba el 9% del PIB mundial, lo que le convertiría en uno de los más ricos de siempre.</p>
Stalin ocupó el poder en la URSS durante casi 30 años, entre 1924 y 1953.
Wikipedia

Pero los documentos dicen otra cosa. Por ejemplo, los archivos del KGB abiertos en Kiev en los últimos años demuestran que la hambruna fue planificada intencionadamente por el poder soviético. No fue, entonces, el mero resultado de un mal rendimiento y una mala planificación.

Así lo asegura la periodista de la BBC Helen Fawkes, que profundizo en el asunto histórico en 2006. "Uno de los documentos es una orden de Moscú de disparar a la gente que robe comida. Está firmada por Stalin con tinta roja", afirma.

Uno de mis parientes comía carne humana. Imagina lo mal que estaba la situación para que la gente se viera obligada a hacer eso"

"Esas cosas ocurrieron realmente. Sé que uno de mis parientes comía carne humana. Imagínate lo mal que estaban las cosas para que la gente se viera obligada a hacer eso", le contaba en 2006 Ivan Leschenko, que era un niño cuando la hambruna.

"Recuerdo que caminaba por las calles y veía cuerpos muertos e hinchados de niños y adultos por todas partes. Estaba muy asustado; fue la experiencia más aterradora de mi vida", contaba Iván.

Un tanque T-34 de la era soviética rueda por la Plaza Roja durante el desfile del Día de la Victoria en Moscú.
Tanque de la era soviética, por la Plaza Roja en el desfile del Día de la Victoria.
Y.OCHETKOV / EFE

La Rusia actual, "orgullosa" de su "glorioso pasado"

Algunos historiadores defienden que la hambruna no es un caso singular sino un ejemplo de las políticas genocidas que Stalin practicó en la década de los 30 contra diversos pueblos y colectivos. En Stalin's Genocides (2010), Norman M. Naimark argumenta que fijarse en acontecimientos singulares como el Holodomor, "dejando de lado otros, tiende a pasar por alto el carácter genocida del régimen soviético, que mataba de forma sistemática y no episódica".

Se tiende a pasar por alto el carácter genocida del régimen soviético, que mataba de forma sistemática y no episódica"

El gobierno soviético siguió negando el Holodomor hasta pocos años antes del colapso de la URSS. Antes de la invasión de Ucrania, la Rusia moderna, de la Putin, admitía que lo ocurrido fue una tragedia terrible. Sin embargo, nunca ha aceptado que se tratara de un intento de destruir la nación ucraniana. Moscú siempre recuerda que también otras partes de la antigua Unión Soviética se vieron afectadas por la hambruna.

Como ha escrito Fergal Keane, dice mucho sobre la actual postura rusa el hecho de que la Corte Suprema de Rusia ordenara recientemente el cierre de Memorial, la ONG más antigua del país dedicada a retratar la opresión de la era soviética. El Kremlin les acusa de retratar a la URSS como un estado "terrorista" en lugar de estar "orgulloso de nuestro glorioso pasado". Memorial mereció este año el Premio Nobel de la Paz 2022, junto al bielorruso Alés Bialiatski y el ucraniano Centro para las Libertades Civiles

Mostrar comentarios

Códigos Descuento