Así afronta España el futuro de su parque inmobiliario

La gran mayoría de los parques inmobiliarios españoles presentan una calificación energética E.
La gran mayoría de los parques inmobiliarios españoles presentan una calificación energética E.
ARCHIVO

Con una media de 45 años de antigüedad, el parque inmobiliario español está entrando en una necesaria fase de renovación. El motivo es que se encuentra en la parte baja del ranking de eficiencia energética, con una valoración media de E, según un estudio realizado por el portal especializado Idealista.

Más de la mitad de las viviendas de España superan los 40 años desde su construcción, a lo que se añade que antes de 1980 no existía ninguna normativa que regulase las condiciones térmicas de los edificios. Estas son dos de las razones que hacen que España presente una calificación energética mucho más baja, por contaminante, que la de otros países europeos.

De hecho, cuatro de cada cinco edificios en España son ineficientes energéticamente, lo que convierte la vivienda en la tercera causa de emisiones de CO₂, solo por detrás de los sectores del transporte y la industria.

Diferencias por zonas

Entre las provincias españolas también existen claras diferencias, si las comparamos, por el distinto ritmo de desarrollo de cada región. La crisis de 2007 no afectó de igual manera a todas las comunidades, lo que influye notoriamente en el momento de construcción de las viviendas. Toledo y Guadalajara son las provincias españolas que presentan una fecha media de construcción de sus viviendas más reciente: 2003 y 2001, respectivamente. Sin embargo, ser las más ‘jóvenes’ no les ha servido para mejorar la eficiencia energética de las casas y se sitúan a la par de la media española.

Guadalajara y Toledo presentan la fecha media de construcción más joven de España

La mayoría de las provincias están vertebradas por viviendas construidas en los años 80. Entre ellas, destacan Huesca, Cáceres y Badajoz, con una certificación D. Por contra, las islas de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas presentan la calificación G, peor que la media española.

Por su parte, Barcelona es la ciudad con el parque inmobiliario construido más antiguo, con una certificación de media en los años 60 y con una calificación energética E.

Apuesta por la sostenibilidad

Aunque la pandemia ha supuesto un receso, a la vez ha servido para que muchos sectores puedan reinventarse y obrar de nuevas y creativas formas. La solución en auge para renovar el parque inmobiliario es la apuesta por las viviendas sostenibles, que han experimentado un repunte de un 30% durante los últimos años, según un estudio realizado por el Consejo General de los Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España. 

Las viviendas sostenibles han experimentado un repunte de un 30%

Aunque la inversión inicial en viviendas de este tipo puede ser superior, expertos en la materia como la secretaria del Consejo, Lola Alcover, consideran que, a la larga, resulta rentable: "Una vivienda eficiente no es más cara en absoluto. Esto es fácilmente constatable en el importe de las facturas energéticas que se generan y que evidencian no solo la amortización del gasto inicial adicional, sino el ahorro continuado en el consumo de energía del inmueble", defiende.

Pacto verde

Los índices de eficiencia energética de España están entre los peores de Europa, situándose a la cola de la Unión en lo referente a la rehabilitación del parque de inmuebles. Por este motivo, alcanzar las metas del Pacto Verde Europeo es una de las cuestiones más acuciantes y urgentes a las que se enfrenta el sector de la vivienda en nuestro país.

Mejorar la eficiencia de los inmuebles residenciales, implantar placas fotovoltaicas y renovar las tecnologías son las soluciones más factibles a corto plazo. El Gobierno español se ha propuesto rehabilitar más de miedo millón de viviendas de aquí a 2026.

El Gobierno español se ha propuesto rehabilitar más de miedo millón de viviendas de aquí a 2026.

Auge de la 'hipoteca verde'

Ante el contexto actual, el ámbito financiero también ha sabido adecuar su oferta de servicios a la situación, adaptando sus productos a las viviendas sostenibles a través de las comúnmente denominadas ‘hipotecas verdes’.

El objetivo de este servicio es vincular el tipo de interés de la hipoteca con el nivel de eficiencia energética de la vivienda, de forma que se rebaja un 0,1 puntos. Cuenta también con otras ventajas como que se reduce o elimina la comisión de apertura y el porcentaje en hipoteca del valor del inmueble puede estar por encima del 80%.

En un panorama en el que el parque inmobiliario ha envejecido, la Agencia Negociadora de Productos Bancarios prevé un periodo de expansión de este tipo de hipotecas, ligadas a premiar la eficiencia energética de una vivienda y a la incentivación de mejorar las que presenten las calificaciones más bajas.

Al hilo, el Banco Central Europeo (BCE) estudia nuevas alternativas, como la posibilidad de ahorrar hasta un 25% en el consumo de capital cuando las inversiones sean menos intensivas en carbono o, dicho de otro modo, cuantos más productos ‘verdes’ ofrezca una entidad, más margen de actuación y maniobra tendrá.

Ayudas para la renovación

Para incentivar la descarbonización y transitar hacia energías más limpias, ya están disponibles los fondos Next Generation de la Unión Europea, con ayudas para rehabilitar las viviendas y mejorar su gasto energético. De ello se beneficiará directamente el parque inmobiliario de todas las regiones de España, que representa un 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Estos fondos europeos supondrán un impulso clave a la renovación de los edificios. Se distribuirán entre las diferentes comunidades y más de 4 millones de euros del presupuesto se destinarán a la rehabilitación del parque de viviendas.

Más de cuatro millones de euros se destinarán a la rehabilitación del parque de viviendas

Se han fijado dos parámetros clave para optar a estas ayudas: la reducción de la demanda energética anual global de calefacción y refrigeración; y la disminución del consumo de Energía Primaria no Renovable (EPnR) en las casas.

De esta forma, la calificación energética de los edificios podrá mejorarse mucho, introduciendo sistemas renovables como la energía solar o la aerotermia además del gas natural. El objetivo a medio plazo es conseguir que España cuente con un parque inmobiliario mucho más sostenible y eficiente de cara a las próximas décadas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento