¿Comprar o alquilar? Las múltiples respuestas a un debate eterno

Comprar una vivienda es una decisión que no está al alcance de todos.
Comprar una vivienda es una decisión que no está al alcance de todos.
iStock

Existen dos temas que siempre generan un debate acalorado en las comidas familiares. El primero de ellos es la política; el segundo, la eterna dicotomía entre la compra o el alquiler de una vivienda.

Como en el primer caso, en el segundo también existen argumentos sólidos en los dos bandos. Los abanderados de la compra hablarán de tranquilidad de vida –en España, la compra de una vivienda es la principal forma de inversión, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)–, de sentar la cabeza y de "dejar de tirar el dinero". Los defensores del alquiler, por su parte, responderán en muchas ocasiones que no pueden afrontar el gasto inicial y que, además, sus necesidades cambiarán con el tiempo, por lo que no tiene sentido ‘atarse’ a un hogar.

La realidad, como en casi todo, es que no existe una respuesta única. Nuestra situación personal, laboral, familiar y económica, nuestro estilo de vida y nuestras expectativas serán las que inclinen la balanza hacia una opción u otra.

La decisión más importante

Saber qué nos conviene no siempre es sencillo, e incluso si se toma una decisión, el contexto puede hacer que dar el paso sea más difícil de lo esperado. Uno de los principales escollos a la hora de optar por la compra se resume en una sola palabra: ahorro. "Necesitas un presupuesto inicial para comprar", explican desde Idealista. "Pocas o ninguna entidad bancaria hoy en día dan hipotecas al 100%, así que, si no tienes alrededor de un 20%, la compra se complica", apuntan.

Ese ahorro es una dificultad porque, en la realidad actual, es poco probable que los hogares alcancen esa capacidad: según el último informe inmobiliario de CaixaBank Research, alrededor del 49% de inquilinos cuentan con un nivel de ingresos suficiente para comprar, pero solo un 13% guarda el ahorro base necesario para afrontar el desembolso inicial, que incluye la entrada –del 10 al 20% del valor de la vivienda–, la tasación y los impuestos correspondientes, distintos en el caso de vivienda nueva o de segunda mano, y que suponen una horquilla de entre el 5 y el 12% sobre el coste del inmueble.

La media de ahorro necesaria en España para acceder a una hipoteca es de seis años, pero se triplica en algunas ciudades

Según Colliers International, la media de ahorro necesaria para este desembolso en España –en unidades familiares con dos salarios mínimos– es de seis años, pero se triplica en grandes ciudades como Madrid (15,6 años de media), Barcelona (17,3) o Donostia-San Sebastián, donde se necesitan casi 20 años para llegar a reunir esa cantidad.

Un activo rentable

Si el ahorro inicial está cubierto, la opinión de los expertos es unánime: la compra es mejor opción dado el ahorro que supone la mensualidad, más barata que el alquiler, especialmente en las grandes ciudades. Además, al terminar de pagar la hipoteca, la vivienda se convierte en un activo del que es posible sacar rentabilidad.

Imaginemos ahora que decidimos comprar: en este punto, se plantean infinidad de preguntas. Una de las principales es la elección entre hipotecas a tipo fijo o a tipo variable; dicho de otro modo, si los intereses añadidos a nuestra hipoteca son constantes o dependen del mercado y de las fluctuaciones de los índices de referencia.

En la actualidad, debido al ascenso de los tipos interés y al alza del Euríbor, son muchos los asesores que recomiendan ‘ir a lo seguro’ y elegir un préstamo a tipo fijo. Es el caso de imaginBank, que ofrece esta opción a sus clientes, concediendo hasta el 90% del precio de la vivienda y una cuota mensual fija, independientemente de los vaivenes del mercado.

Además, apuntan, es interesante conocer las bonificaciones especiales en acciones como domiciliar la nómina. "En definitiva: cada vez más nuevos propietarios eligen esta opción para asegurarse la estabilidad hasta el pago de la última cuota", apuntan desde la entidad.

Sea esta u otra la opción elegida, también existe unanimidad a la hora de dar el consejo más importante: no tener prisa, ya que cuantas más viviendas se vean e hipotecas se comparen, mayor probabilidad habrá de encontrar un crédito con buenas condiciones y acorde a nuestras posibilidades.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento