El INE revisa cuatro décimas al alza el crecimiento en el segundo trimestre: la economía avanzó un 1,5%

  • El instituto estadístico ha revelado también que el PIB se contrajo un 0,2% en el primer trimestre y no aumento un 0,2% como se creía hasta ahora.
La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, durante la Comisión Mixta para la Unión Europea este jueves.
La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, durante la Comisión Mixta para la Unión Europea este jueves.
A. PÉREZ MECA / EP

Corren tiempos convulsos, tanto para los analistas económicos como para los encargados de elaborar las estadísticas en las que se basa ese análisis.  Las dificultades para medir el crecimiento de la economía surgidas por la pandemia se agregan ahora a las consecuencias que está teniendo la guerra en Ucrania. Todo ello ha motivado bandazos importantes en los datos de la contabilidad nacional de España en las últimas dos semanas.

El último lo hemos conocido este viernes. Según publica el Instituto Nacional de Estadística (INE), la economía avanzó un 1,5% en el segundo trimestre y no un 1,1% como se pensaba hasta ahora. De igual manera, el PIB se contrajo un 0,2% en los primeros tres meses de año y no creció un 0,2% como la institución mantenía hasta este viernes.

El propio instituto estadístico señala que las correcciones en los datos de crecimiento se deben a que ahora dispone de más información de la que tenía cuando publicó el avance a finales de julio pasado. Y además, advierte de que debemos acostumbrarnos a este tipo de correcciones en los próximos meses por la "dificultad inherente" a la coyuntura actual y la elevada inflación. Unas correcciones que cuyos resultados serán de "una magnitud mayor de lo habitual".

La revisión que se ha introducido hoy viene a completar la que se conoció la semana pasada. Entonces, el INE modificó las cifras de crecimiento anual de los dos años anteriores, corrigiendo cinco décimas a la baja el dato de 2020 (pasó del -10,8 al -11,3%) y cuatro al alza el de 2021 (del 5,1 al 5,5%).

Y aunque las dos revisiones introducen algunos cambios en el relato de cómo está siendo la recuperación económica tras la pandemia, la imagen general sigue siendo la misma. Ahora sabemos que la economía se hundió más profundamente en 2020 de lo que se pensaba y que el rebote registrado en el tercer trimestre de ese año fue algo más leve. España entró en una breve recesión técnica entre finales de 2020 y principios de 2021, pero el crecimiento fue mucho más robusto de lo que se pensaba. el resto de trimestres.

También se conoce ahora que los efectos de los paros en el transporte, la ola Covid de ómicron y la invasión de Ucrania afectaron más al crecimiento de lo que se pensaba y acabaron contrayendo el PIB en el primer trimestre un 0,2%. Algo que se vio compensado por un despertar más potente en un segundo trimestre, marcado por los buenos datos de consumo.

Sin embargo, estas revisiones nada cambian la posición de la economía española en el proceso de recuperación. El PIB nacional está todavía un 2,3% por debajo de su nivel anterior a la pandemia, mientras que con las cifras anteriores la distancia era del 2,4%, apenas una décima de diferencia. Estos datos sitúan igualmente a España como la economía europea más rezagada en la recuperación. 

Lo que sí puede aportar esta revisión es un pequeño balón de oxígeno a las expectativas de crecimiento del Gobierno. El conjunto de correcciones del INE, que ha reequilibrado el repunte de la actividad más hacia finales de 2021, provocará que la economía crezca este año dos décimas más que si los cambios no se hubieran producido.

Sin embargo, esto en ningún caso garantiza que las previsiones del Gobierno, que oficialmente espera que la economía avance un 4,3% en 2022 y un 2,7% el año que viene, vayan a cumplirse. Máxime cuando la incertidumbre que se cierne sobre Europa en los próximos trimestres ha llevado a la mayoría de analistas privados a revisar a la baja sus estimaciones de crecimiento para el conjunto de los países del euro.

El Ministerio de Economía ha valorado positivamente los datos difundidos por el INE. En la cartera que dirige Nadia Calviño creen que las cifras reflejan "un patrón de crecimiento sólido con una contribución positiva de la demanda nacional y un fuerte dinamismo de las exportaciones". Además, creen que los planes de choque del Ejecutivo y el avance del plan de recuperación son la explicación del "buen comportamiento de la economía". 

Es difícil prever lo que pasará en los próximos meses. En España, con los indicadores que se conocen hasta la fecha, la Airef estima que el PIB podría contraerse un 0,3% en el tercer trimestre. Sin embargo, por ahora solo se conocen la mitad de los indicadores con los que la autoridad fiscal elabora este cálculo y, de hecho, todavía no ha incluido en sus estimaciones la revisión que ha publicado el INE esta mañana. La publicación de los datos definitivos de empleo la primera semana de octubre arrojarán algo más de luz para saber hacia dónde se dirige la economía española.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento