Argelia busca subir el precio de gas a España pasando de fijarlo según el petróleo a un índice que la UE reformará por especulativo

Sasoducto Medgaz
Gasoducto Medgaz, que une Argelia con España por Almería.
MEDGAZ

La compañía estatal argelina Sonatrach y la empresa española Naturgy renegocian desde hace ya más de un año su acuerdo de largo plazo para hacer llegar gas natural desde Argelia a España. A estas alturas y con la situación del mercado, todas las partes, incluido el Gobierno, dan por sentado que el precio se incrementará, en consonancia con la evolución del precio del gas en los mercados internacionales en el último año y sobre todo desde que Rusia lanzó su ataque sobre Ucrania. El cuánto todavía es una incógnita, pero el precio del gas argelino podría doblarse o triplicarse de salir adelante la pretensión por parte de Argel de cambiar la referencia para fijarlo, del índice Brent, que tasa el barril de petróleo, al índice TTF, del mercado holandés y que la UE se dispone a modificar por considerarlo demasiado especulativo.

Los términos del acuerdo entre Sonatrach y Naturgy son confidenciales, como también lo son la marcha de las negociaciones, que la compañía española asegura que son normales para contratos de tan largo plazo y que van tan bien como buenas son sus relaciones con la compañía estatal de Argelia. 

La revisión al alza del precio del gas que entra a España por el gasoducto del Medgaz por Almería es la piedra angular de estas conversaciones y la incógnita es cuánto más caro costará cuando se alcance un acuerdo para revisar el contrato. Fuentes al tanto de las negociaciones apuntan a un cambio de base a instancias de Argelia que, en caso de salir adelante, podría multiplicar por dos o incluso por tres lo que cuesta ahora.

El motivo es que a día de hoy el índice de referencia del precio al que Argelia vende su gas a España es el Brent del petróleo. De acuerdo a la previsión de los precios de la energía que recoge la consultora Aleasoft, al cierre de la semana pasada el barril de Brent en el mercado diario costaba 91,68 dólares para ventas a una semana vista; 93,09 dólares a dos semanas vista y 101,13 dólares a tres.

Por el contrario, Argelia querría indexar el precio de su gas al que marca el mercado holandés del gas, el TTF, muy determinado por las incidencias en torno al gas que llega por gasoducto desde Rusia y totalmente mediatizado ya por la guerra en Ucrania y la que Moscú libra con la UE en el terreno de la energía. También de acuerdo a las pronósticos de AleaSoft, el precio del gas natural en el índice diario del TTF es de 199,29 euros el MWh; 228,7 euros MWh y 311,8 euros MWh, unos valores que son el doble y hasta el triple que el índice Brent.

Desde que Moscú lanzó su desafío energético a la UE y empezó a lanzar advertencias sobre posibles cortes de suministros de gas y, sobre todo, a partir del comienzo de la guerra en  Ucrania, el índice TFF ha reflejado una escalada imparable con máximos consecutivos en el precio del gas. 

La intención de Argelia de 'pasarse' al índice TTF para fijar el precio del gas que vende a España se produce en un momento en el que la UE se prepara para reformar la manera en la que se fijan los precios del gas y disminuir la influencia que tiene el índice TTF en unas cifras que la Comisión Europea considera muy volátiles, opacas y especulativas que tiran hacia arriba de los precios.

Cambiar de índice

Modificar el índice TTF o crear otro paralelo para fijar el precio del gas natural licuado, que llega por barco, es una de las propuestas que la semana pasada planteó la Comisión Europea a los países de la UE para intervenir el mercado de la energía. 

El índice TTF es en principio el mercado holandés que fija el precio del gas que entra en el sistema de los Países Bajos. Sin embargo, con el paso de los años ha ido ganando peso e influencia en otros países, hasta el punto de que hoy es "el principal índice que se utiliza en Europa para los contratos a largo plazo" de gas, como el que existe entre Sonatrach y Naturgy para traer gas argelino a España.

El problema que ve Bruselas y muchos países de la UE es que el índice TTF está tan vinculado a los flujos de gas que llegan desde el este de Europa, desde Rusia y en el último año a la crisis energética que ha exacerbado la guerra en  Ucrania, que ha terminado incrementando los precios -"más de 70-80 euros MWh que en otros hubs europeos, dice la Comisión"-. Para compras a un mes vista, el precio que fija el TFF para el gas es de 200 euros MWh, cuando en la última década era de 15 a 20 euros, dice Bruselas en un documento de trabajo en el que estudia posibles reformas.

Esta tendencia de precios al alza está determinando también los precios en otros corredores. Particularmente, a la llegada de gas natural licuado por barco, cuyo precio real ha ido experimentando una progresiva disociación y ahora dista mucho del que marca el índice TFF, con una diferencia que Bruselas estima en un 30%. Si la negociación entre Sonatrach y Naturgy se cierra con un cambio al índice TFF, también se dejaría ver en el precio del gas que llega desde Argelia.

La diferencia de precios del gas que marca el TFF y el de otras plazas de compra en el mundo ha hecho que los armadores que transportan gas natural licuado por el mundo se vean ante grandes riesgos por vincular sus precios al índice holandés y que "prefieran suministrar el gas en cualquier otro lugar que en Europa", advierte la Comisión.

Bruselas concluye que los mercados de gas natural licuado "representan el precio de los mercados internacionales mientras que el TTF e un indicador para el centro y norte de Europa" y para evitar que, como ya ha ocurrido, los armadores prefieran vender el gas licuado en otras partes del mundo menos en la UE, Bruselas planteará a los Estados miembros varias alternativas de reformas, como fijar índices alternativos para empresas dela UE con contratos a largo plazo o que sean utilizados en contratos de compra de gas con terceros países por medio de la plataforma de compra común que se dispone a crear la UE.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento