El corte 'sine die' del flujo de gas ruso por el NordStream provoca un nuevo pico en la "montaña rusa" de su precio en la UE

Cuando disminuye el flujo de gas desde Rusia aumenta el precio del gas, según este gráfico de la Comisión Europea.
Cuando disminuye el flujo de gas desde Rusia (azul) aumenta el precio del gas (rojo).
Comisión Europea

A toda acción le sigue una reacción o, en el caso de las maniobras rusas con el gas que lleva a la UE, incluso los efectos de la expectativa de que se tome una decisión provoca un efecto que Moscú intenta frenar en seco. Así es como se explica en el sector energético el último movimiento por parte de Rusia de suspender con un plazo indefinido el bombeo de gas natural a través del gasoducto NordStream. La medida no ha tardado en provocar un nuevo incremento del precio del gas, que ya vuelve a situarse a 300 euros/MWh y ha hecho volar por los aires el alivio con el que se cerró la semana pasada, gracias a una menor demanda porque los Estados miembros ya han llegado al objetivo de llenar al 80% sus reservas o por la sola idea de una nueva intervención en el mercado europeo.

"Los futuros han vuelto a subir de forma importante, esto es el pan nuestro de cada día", dicen en el sector sobre el elevado precio al que vuelve a cotizar el gas en los mercados de futuros. Para hacer un corto repaso, antes de que se desencadenara la crisis energética, el gas se vendía a alrededor de 50 euros el MWh. Cuando empezaron los primeros movimientos por parte de Gazprom (Rusia), escaló hasta los 100 euros y se disparó definitivamente cuando en febrero Rusia atacó Ucrania, dando comienzo a una guerra que hoy todavía no da muestras de tener un final próximo.

El gasoducto Nord Stream 1.
El gasoducto Nord Stream 1.
SAMUEL BAILEY / WIKIMEDIA COMMONS / 20MINUTOS

El apoyo de la UE a Kiev se ha traducido en un estrechamiento de las relaciones con Rusia. La menor importación de su petróleo, la incautación de bienes de los oligarcas vinculados al régimen de Vladimir Putin o la suspensión de los visados a ciudadanos rusos para entrar en la UE son respondidas por Moscú con cortes de suministro de gas. Hasta ahora, eran por un tiempo determinado y, aunque se retomaban a menor capacidad de bombeo de la inicial, nunca se había interrumpido del todo. La cosa cambió este domingo, cuando Moscú achacó a una fuga fácilmente solucionable, según los expertos, para cortar totalmente la circulación de gas por el gasoducto NordStream, sin decir cuándo se reanudará.

En este escenario, a mitad de agosto se llegó al máximo hasta ahora, con el gas cotizando en el mercado a 346 euros el MWh, que encareció en consecuencia los precios de la electricidad, además en un verano sin apenas viento y con una sequía que paralizó también la producción de energía hidráulica. El precio de la luz se volvió a situar en los 300 y 400 euros/MWh en España, que acusó la subida por la 'excepción ibérica' que, sin embargo, llegó a pagar elevadísimas compensaciones por el gas. Mucho más que en otros países, como Alemania o Italia, con la luz por encima de los 700 euros.

Esta situación dio un respiro la semana pasada. De repente, el precio del gas empezó a bajar. Comenzó la semana en 270 y la cerró, el viernes, en 216 euros, algo que los expertos achacan principalmente a dos factores. Por una parte, al hecho de que la UE alcanzó su objetivo de tener las reservas de gas al 80% para afrontar el invierno, que hizo descender la demanda que esta meta incrementó hace unos meses. Por ejemplo, Alemania anunció que dejaba de comprar gas.

Por otra parte, se entiende que, como ya ocurrió esta primavera, la mera discusión acerca de si la UE aplicará en todos sus países la 'excepción ibérica' que limita el precio del gas en España y Portugal ha hecho que el mercado descuente ya tal posibilidad. De momento, la Comisión prefiere otro mecanismo, pero hay gobiernos europeos que piden la misma receta que Madrid y Lisboa.

El análisis de Clara Pinar sobre los vaivenes de Francia con el MidCAt 

Reacción de Moscú

Sin embargo, el efecto balsámico que estos elementos provocaron la semana pasada en el mercado del gas han saltado por los aires por la reacción de Moscú, que ha respondido cortando el suministro por NordStream. 

"El mercado se relajó y el viernes decimos que hemos tenido una pequeña fuga de gas y volvemos a cerrar el grifo y vuele a subir el precio", resumen en el sector el pensamiento que debió de tener Putin en la dinámica que se ha instalado con Rusia. 

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha acusado a Putin este lunes de querer "manipular nuestro mercado de la energía" y ha advertido de que "fracasará". Por el contrario, ha añadido, la UE "vencerá".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento