Irene Montero logra recabar los apoyos para dar luz verde a la ley del 'solo sí es sí': "España es hoy un país más seguro para las mujeres"

La ministra de Igualdad, Irene Montero, interviene este jueves en el pleno del Congreso.
La ministra de Igualdad, Irene Montero, interviene este jueves en el pleno del Congreso.
EFE/ Miguel Osés

"Me siento muy orgullosa de lo que hemos conseguido. Hoy, el movimiento feminista vuelve a hacer historia. Se lo debíamos a cada una de las víctimas, y seguramente sea uno de los derechos más importantes que podemos dejarles a nuestras hijas". Así ha celebrado la ministra de Igualdad, Irene Montero, que la mayoría del Congreso haya dado su voto favorable a la ley del 'solo sí es sí', la cual ha sido aprobada con 201 votos a favor, 140 en contra y 3 abstenciones.  

El texto de la norma pasará ahora al Senado para su tramitación definitiva. Su articulado se sustenta en base a dos conceptos clave: el consentimiento expreso y la eliminación de la distinción entre abuso y agresión sexual. "España es, desde hoy, un país más libre y más seguro para todas las mujeres", ha destacado Montero.

En su discurso final desde la tribuna, y tras las intervenciones del resto de representantes políticos que ya habían adelantado su intención de voto favorable (salvo el 'no' de PP, Vox y los dos diputados expulsados de UPN, y la abstención de la CUP), la ministra ha puesto en relieve todas las medidas que se recogen en la ley de libertad sexual. "Esta ley es un paso decisivo para cambiar la cultura sexual de nuestro país. Parta construir una cultura lejos del terror sexual, de la culpa, de la vergüenza, del miedo que tantas veces se ha usado para controlar nuestros cuerpos. Queremos dejar atrás la cultura de la violación y construir una verdadera cultura del consentimiento", ha subrayado. 

Así, la titular de Igualdad ha agradecido la colaboración y disposición de la mayoría de grupos parlamentarios a sacar adelante el que es considerado su proyecto estrella. También ha querido poner en valor el trabajo de las mujeres que han participado en la elaboración de la norma y, por último, al movimiento feminista. "Hoy todas las mujeres que algún día salieron a las calles a gritar 'hermana, yo sí te creo', 'hermana, aquí está tu manada', o 'solo sí es sí', saben que esta ley es suya, aprueba hoy gracias a ellas", ha aseverado. 

El PSOE reprocha no perseguir el proxenetismo en la ley

Menos entusiastas se han mostrado desde la bancada socialista, que reprocha que el texto definitivo no contemple las medidas iniciales que penalizaban la prostitución. Estas se tuvieron que eliminar del texto a última hora para salvaguardar la aprobación de la norma, que llegó a peligrar por falta de consensos en torno a un tema que constituye el eterno debate del feminismo. "Una ley que garantiza la libertad sexual no debería dejar fuera a las víctimas de la prostitución", ha afeado la diputada socialista, Laura Berja. 

Durante su intervención, Berja ha asegurado que se trata de una norma que "se queda corta" por no dar respuesta "a todas las formas de violencia sexual contra las mujeres", y ha defendido que el PSOE retiró su enmienda (en la que se abordaba el tema) teniendo "en la cabeza" que "cada cinco horas se denuncia una violación. Por su parte, Irene Montero ha expresado su descontento con que sus socios de Gobierno, en este caso las diputadas del PSOE, no hayan reflejado en el debate del Pleno de este jueves "el enorme trabajo que hemos hecho conjuntamente para sacar la ley adelante". 

Un "sí" generalizado en el arco parlamentario

Uno por uno, el resto de representantes de los grupos parlamentarios han ido avanzando su voto, que se emitirá a última hora de esta tarde, según anunció la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet. La ley, por su carácter orgánico, debe recibir más 'síes' que 'noes -esto es, 176 votos a favor- por lo que, según lo avanzado en el debate, la norma saldrá adelante. 

Sofía Castañón, de UP, también ha puesto en relieve los "consensos" alcanzados durante todo el proceso de negociación en la Comisión de Igualdad que, según ha destacado, "no han sido fáciles". "Se han movido posiciones iniciales para que la ley salga", ha apostillado desde el atril. Desde ERC, la diputada Pilar Valluguera ha lamentado que el Pleno no estuviera tan lleno como considera que debería estarlo "cuando se habla de una ley tan fundamental" como la del 'solo sí es sí'. Celebrando que finalmente se eliminaran los artículos relativos a la prostitución del texto, Valluguera ha señalado que el impulso de esta ley tiene su origen en que "la judicatura en general estaba funcionando, no como un aliado de las víctimas, sino como su verdugo". 

También han elogiado la aprobación de la norma la diputada de JxCat, Pilar Calvo, quien opina que con ella se evitará "que otras noticias negras inunden los medios de comunicación"; o la de Más País, Inés Sabanés, quien ha incidido en que es "en los agresores y no en las víctimas donde tenemos que poner el foco". Ciudadanos. BNG, Coalición Canaria y EH Bildu han avanzado asimismo su voto favorable, aunque no sin puntualizar los aspectos de la ley que creen mejorables. La CUP, por su parte, se abstendrá, según ha anunciado su diputada Mireia Vehí, por la enmienda que, ha lamentado, "se ha colado" sobre la publicidad de la prostitución, que pasará a considerarse ilícita. 

PP y Vox, en contra

Como ya venían anunciando, PP, Vox y los dos diputados expulsados de UPN son los que previsiblemente votarán en contra de la ley de libertad sexual, pues son los que también presentaron dos enmiendas a la totalidad hace unos meses.

Marta González, diputada 'popular', ha justificado la negativa de su partido alegando que el texto elude la abolición de la prostitución y que pone "en riesgo" la presunción de inocencia. "Este cambio no liberará a la víctima de la revictimización", ha aseverado durante su intervención. 

Vox, por su parte, asegura que "el alma de esta ley es el odio al hombre", en palabras de su diputada Carla Toscano. "A mí me da pena no volver a oír ciertas cosas por la calle, como 'eso es un cuerpo y no el de la Guardia Civil'", ha ironizado Toscano, en referencia al apartado de la ley que penaliza el acoso callejero. "El problema de fondo es su concepto de violencia: ya no es uso de la fuerza, coerción, sino todo lo que no le guste a una mujer", ha señalado. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento