Bruselas alerta a España por la alta deuda y el paro e insiste en la necesidad de medidas que compensen el aumento del gasto en pensiones

Úrsula von der Leyen en la rueda de prensa de este miércoles.
Úrsula von der Leyen en la rueda de prensa de este miércoles.
EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

España sufre importantes desequilibrios en su economía que amenazan la sostenibilidad de sus finanzas públicas. Entre ellas, destacan su elevada deuda externa y la elevada tasa de desempleo, así como un altísimo gasto en pensiones que se va a incrementar este año por la subida del IPC. Estas son las grandes vulnerabilidades que aquejan al país en opinión de la Comisión Europea, que este lunes ha presentado sus recomendaciones económicas para los Estados miembros en el marco del Semestre Europeo.

Entre sus recetas, Bruselas pide a España una política fiscal "prudente" para 2023 en la que el gasto no supere el crecimiento esperado de la economía a medio plazo. La Comisión ve también muy importante que España sea capaz de garantizar que reducirá la deuda de una forma "creíble y gradual" a través de la consolidación fiscal (es decir, subidas de impuestos y/o recorte de gastos), la inversión y las reformas.

La UE también recomienda a España expandir la inversión pública para la transición verde y digital, aumentar las tasas de reciclaje, promover la economía circular y reducir la dependencia de los combustibles fósiles. 

Una de las claves para garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas pasa por la reforma del sistema de pensiones, un requisito indispensable para Bruselas de cara a desbloquear el desembolso de los 12.000 millones de los fondos europeos Next Generation EU.

En este sentido, la Comisión recuerda que recuperar la revalorización de las pensiones con el IPC incrementará el gasto esperado en los próximos años, a diferencia de lo que ocurría con la legislación anterior que quedó derogada. Por ello, en este nuevo escenario, Bruselas considera "necesario" que se introduzcan "medidas compensatorias" ya este año para mitigar el riesgo que supone para la indexación al IPC sostenibilidad fiscal a largo plazo. 

Entre esas medidas, recuerdan que España se comprometió a aumentar la edad de jubilación efectiva, que las cotizaciones vayan más parejas a la prestación que se recibe, cambiar el sistema de cotización de los autónomos, extender el periodo de cálculo de las pensiones o la adopción de un mecanismo de equidad intergeneracional.

El Ejecutivo ya ha puesto en marcha algunas de estas reformas como el mecanismo de equidad intergeneracional, que se ha traducido en una subida de 0,6 puntos porcentuales en las cotizaciones sociales para llenar la conocida como 'hucha' de las pensiones. Sin embargo, organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco de España consideran que esta medida es insuficiente para garantizar la sostenibilidad del sistema en el futuro y piden medidas adicionales.

Además, Bruselas pide que las reformas del sistema de pensiones se diseñen "cuidadosamente" y se implementen como un "paquete consistente" para asegurar que contribuyen a garantizar la sostenibilidad del sistema a medio y largo plazo. En sentido, la Comisión considera que, hasta ahora, España ha logrado solo un "progreso limitado" con las medidas adoptadas.

Reforma laboral e inflación

El informe de Bruselas también hace mención a la reforma laboral aprobada por el Ejecutivo a finales del año pasado. De ella, afirma que "busca reducir la segmentación limitando los contratos temporales y mejorar el funcionamiento de la negociación colectiva". De hecho, señalan que esa segmentación provoca "baja productividad y poca inversión en capital humano".

La Comisión también apunta a que las medidas adoptadas hasta ahora para amortiguar los efectos sobre la economía de la guerra en Ucrania pueden "no ser suficientes" para contener los efectos de segunda ronda. En concreto, señalan que la economía española es "particularmente sensible" a los riesgos que supone el alza de precios por su fuerte dependencia de la demanda y oferta en la UE, los efectos del coronavirus y persistentes desequilibrios macroeconómicos.

Más allá de sus recomendaciones, el informe de la Comisión da por buenas las proyecciones macroeconómicas del Gobierno, que estiman un crecimiento de la economía del 4,3% para este año y del 3,5% para el próximo. "El escenario macroeconómico que respalda las proyecciones presupuestarias en Programa de Estabilidad es realista", sostienen desde Bruselas. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento