Rufián amenaza con tumbar el plan de choque y aconseja a Sánchez buscar el teléfono de Casero mientras el presidente pide apoyo al PP

Pedro Sánchez, durante la sesión de control
Pedro Sánchez, durante la sesión de control
EP
Rufián ha manifestado que "si lo ordenaron es terriblemente grave, pero si no lo ordenaron es más terriblemente grave porque significaría que no han limpiado las cloacas".
EUROPA PRESS

Lo que parecía que iba a ser una votación sencilla para el Gobierno amenaza con volverse un tormento. Al igual que pasó con la reforma laboral, a 24 horas de que se vote la convalidación del plan de choque contra las consecuencias económicas de la guerra el Ejecutivo todavía no cuenta con los apoyos suficientes para sacarlo adelante. El espionaje a independentistas con el programa Pegasus ha dinamitado los puentes con ERC, que ha vuelto a amenazar al presidente Pedro Sánchez con tumbar uno de sus decretos estrella. Es más, el portavoz republicano Gabriel Rufián le ha instado a "pedirle el teléfono a Alberto Casero", que fue el diputado del PP cuyo error permitió que se aprobara el nuevo marco laboral. Mientras, el jefe del Ejecutivo opta por mirar a su derecha y pide públicamente a los 'populares' su apoyo, pese a que no introducirá ninguna de sus últimas propuestas al decreto.

Tanto el espionaje como la convalidación de la ley eran los temas estrellas a tratar en este miércoles después de dos semanas sin que el Congreso acogiese Pleno alguno. Y los dos se han entrelazado entre sí, ya que los 13 diputados de ERC son indispensables si el PP vota en contra. Y ahora mismo hay severas dudas de que vayan a salvar este 'match ball' al Ejecutivo tras descubrirse que el CNI -siempre bajo tutela judicial- espió a independentistas catalanes y vascos penetrando en su móvil. "El Estado ha espiado, espía y espiará de forma alegal", ha lanzado el portavoz de ERC antes de asegurar que así se lo han confesado cargos de Interior tanto de gobiernos socialistas como de 'populares'. 

Así pues, a su juicio la pregunta no es si ese espionaje se produzco, sino si el Ejecutivo actual lo ordenó, que sería "terriblemente grave", o si no lo ordenó, algo "terriblemente más grave". "Sería que no han limpiado las cloacas y si no se limpian se llenan de ratas que se lo comen todo", ha lanzado un duro Rufián. Ha sido acto seguido cuando el portavoz republicano le ha lanzado el órdago a Sánchez instándole a pedirle el teléfono a Casero, recordando con chanza que fue el error de este diputado del PP -que votó a favor- el que permitió que saliera adelante la reforma laboral y salvando de la hecatombe con consecuencias impredecibles que hubiera sido para el Ejecutivo que no saliera. "Nuestra apuesta por la palabra, el diálogo y la negociación es granítica. Pero, de momento, pídale el teléfono al señor Casero", ha añadido.

Y es que, el presidente le ha instado a recuperar dicho diálogo, aunque sin nuevos gestos. Era la primera vez que Sánchez hablaba en el Congreso de los Diputados sobre el espionaje con Pegasus y lo ha hecho para reiterar las versiones que tanto su ministro de Presidencia, Félix Bolaños, como la de Defensa, Margarita Robles, han ido dando a lo largo de estos días. El presidente ha prometido "esclarecer todos los hechos" y, como hiciera su hombre fuerte en el Ejecutivo ayer, se ha comprometido a "desclasificar" las actuaciones si lo piden los tribunales. Asimismo, ha remarcado que "todo lo que ha hecho ha sido ateniéndose escrupulosamente a la ley".

El PP le pide que baje impuestos

No obstante, ni esas dudas públicas -y privadas- de Esquerra han provocado que Sánchez hiciese algún guiño hacia el PP, más allá de pedirle el apoyo públicamente al decreto. "Les pido el apoyo formalmente. A ustedes y al conjunto de la cámara", ha lanzado Sánchez en un alegato final que ha cerrado una réplica que ha sido muy crítica con el plan alternativo propuesto por el nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. 

El PP le pide que baje impuestos, en la sesión de control en el Congreso (EP).

"No sé si proponen hacer magia o trampas", ha lanzado el presidente, que ha señalado que cuando los ‘populares’ gobiernan "aumentan la deuda pública y recortan el Estado de Bienestar". Además, ha señalado que en su decreto "ya hay rebajas fiscales selectivas -un 60% en los impuestos de la luz" y "ayudas directas". "Hay margen para aplicar más medidas", ha reprochado Cuca Gamarra, la portavoz del PP, que le ha recordado a Sánchez que le quedan "24 horas" y que deberá elegir "entre los que quieren debilitar el Estado y los que quieren sacarlo adelante".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento