Se teme catástrofe en Texas por el Rita, que se debilita algo
Reuters Reuters

Una evacuación caótica y sin precedentes se convirtió en una trampa mortal para un autobús que transportaba a ancianos evacuados, cuando se incendió en una carretera en las afueras de Dallas y causó unos 24 muertos.

'Tengan calma, sean fuertes, digan una oración por Katrina', dijo el gobernador de Texas Rick Perry en la capital del estado, Austin.

Rita se ha convertido en una tormenta de categoría 3 y sus vientos se redujeron a 200 kilómetros por hora. Ahora tiene una dirección noroeste hacia la frontera entre Texas y Luisiana, y se espera que alcance tierra en las primeras horas del sábado.

'Es posible que haya otro lento debilitamiento antes de que llegue a tierra (...) pero Rita seguirá siendo una tormenta peligrosa', informó el Centro Nacional de Huracanes.

Las Bolsas estadounidenses subieron y el precio del crudo cayó ante el debilitamiento de la tormenta, aunque casi toda la producción de petróleo y el 30 por ciento de la capacidad de refino estadounidense en la zona del Golfo de México está cerrada.

La región marítima del Golfo produce un tercio del petróleo estadounidense.

Rita causará probablemente 'inundaciones catastróficas' que inundarían la localidad de Port Arthur con una subida de seis o siete metros del nivel del mar, dijo Jack Colley, director de la división de Texas de Gestión de Emergencias. Colley además advirtió de 16 horas de vientos huracanados.

La mayorías de los habitantes de esta ciudad, de bajo nivel adquisitivo, se fueron, contribuyendo al enorme atasco en las autopistas que van desde la costa hacia el interior.

Las autoridades han reconocido que aquellos en las autopistas podrían quedarse atrapados en sus vehículos cuando llegue la tormenta, por lo que dijeron a los que no se han ido que se queden en casa.

INUNDACIONES EN NUEVA ORLEANS

En Nueva Orleans, la rápida subida del nivel del agua como consecuencia de las primeras tormentas acabó superando un dique recientemente arreglado e inundó un barrio abandonado desde el paso del anterior huracán, el Katrina.

El agua del canal industrial de la ciudad, donde un dique ya se rompió cuando pasó Katrina, inundó las casas ya destrozadas, mientras también subía el agua bajo la barrera occidental del canal, que está enfrente del centro de la ciudad.

Katrina mató al menos a 1.069 personas y provocó un millón de refugiados. El presidente George W. Bush, que entonces fue duramente criticado, canceló un viaje previsto a Texas para no estorbar, según dijo la Casa Blanca, y supervisará las operaciones desde Colorado Springs, sede del Comando Norte de Estados Unidos.

Más de dos millones de personas huyen de la costa del Golfo, incluyendo de Houston, la cuarta ciudad más grande del país con cuatro millones de habitantes.

La caótica evacuación - muchos gasolineras se quedaron sin combustible - parecía ilustrar cómo, a pesar de años de planificación de emergencias tras el 11-S, todavía no se puede asegurar una evacuación rápida y caótica de una gran ciudad.

/Por Kenneth Li/