Crece el uso de gas para generar electricidad a la espera de que Bruselas limite su precio y Argelia suba el que vende a España

Red Eléctrica ha ejecutado ya el 80 por ciento de la construcción de la línea 400 kV entre Caparacena y Baza
El encarecimiento de la luz por el precio del gas se acompaña de un aumento del consumo para producirla.
20M EP
Red Eléctrica ha ejecutado ya el 80 por ciento de la construcción de la línea 400 kV entre Caparacena y Baza

En los últimos meses, son varios los reveses que se han conjugado para que el precio de la luz haya aumentado hasta niveles inimaginables hace apenas un año. La guerra en Ucrania y la desestabilización de los mercados energéticos que ha provocado y el conflicto diplomático con Argelia justo en medio de negociaciones para renegociar el precio al que nos vende el gas encarecen la generación de electricidad mientras el Gobierno se aferra al límite de 30 euros MWh que confía en que acceda a poner la Comisión Europea. Ajeno todos estos elementos, se añade el hecho de que en los últimos meses ha aumentado la necesidad de utilizar gas para producir electricidad y ha pasado de una media anual del 15% en el mix energético al 21,3% en el primer trimestre o superar el 26% desde el otoño pasado.

El aumento del consumo de gas para generar electricidad puede descuadrar aún más las cuentas energéticas, porque si finalmente el Gobierno consigue autorización de Bruselas para fijar un límite de 30 euros el MWh, igualmente habrá que pagar la diferencia con el precio de mercado del gas, que compensará distribuyéndolo por el resto de energías que se necesiten para generar electricidad. En términos absolutos, se pagará menos que estos últimos meses, pero cuanto más gas se necesite para completar el mix energético, mayor será la compensación que deberán pagar los consumidores que participen en el sistema.

En los últimos meses, han sido repetidas las veces en las que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha insistido en la necesidad de desacoplar el precio del gas del resto de la energía porque es injusto tener que pagarla toda al precio de la más cara y minoritaria, en referencia al gas, cuya participación total en el mix energético era del 10-15%. 

"Sólo el 15% la generación eléctrica española depende del gas", explicaba Sánchez en un entrevista el mes pasado. Este porcentaje corresponde a la media de 2021, pero en los últimos meses ha sido superada con creces, hasta alcanzar el 26% en noviembre de 2021.

Más renovable y más gas

Según datos de Red Eléctrica de España (REE), la demanda de energía descendió hasta un 4% en términos relativos en el mes de marzo en la península ibérica, un periodo en el que la energía eólica -renovable- se alzó como la tecnología que más aportó en la generación de electricidad.

Las cifras han mejorado en días de abril como el pasado 7, cuando no hizo falta recurrir al gas natural dada la elevada oferta en energía eólica, cogeneración o fotovoltaica, todas renovables. Como consecuencia, el precio de la luz bajó a 154 euros el MWh, llegándose a un valle de hasta 7 euros por MWh.

Pero los datos también indican que en marzo fue necesaria la aportación en un 17,3% de ciclo combinado, es decir, de electricidad generada por energía térmica a partir del gas natural. Esta cifra ya superó la media anual de 15% en 2021 y el primer trimestre de este año apunta una tendencia al alza, en el sentido de más necesidad de gas para generar electricidad que el año pasado.

De acuerdo con los datos de REE, entre enero y marzo de 2022 el gas representó el 21,3% de la energía que fue necesaria para producir electricidad. 

Si lo comparamos con el mismo periodo de 2021, es una presencia un 13,8% mayor. En enero del año pasado el gas representó el 9,4% del mix energético; en febrero, el 5,4% y en marzo, el 7,85, lo que arroja una media de 7,5% en aquel trimestre.

Hasta que no termine 2022 no será posible hacer la media anual para compararla con el 15% de 2021 que recuerda el Gobierno para ilustrar el reducido consumo de gas que se hace en España para producir electricidad. Sin embargo, en este último otoño e invierno siempre se superó ese porcentaje. En noviembre de 2021 fue de 26,1%; en diciembre de 2021, de 19,8%, y en enero y febrero de 2022, 22,5% y 20,4% respectivamente.

Volviendo al hecho destacable de que en marzo la eólica fue la principal fuente de energía para crear electricidad en España, en el momento actual ese 28,5% de eólica -una de las tecnologías más baratas- se pagará al mismo precio caro que el gas. Si Bruselas hubiera topado ya su precio a 30 euros MWh, la diferencia hasta llegar a, por ejemplo, los 101 euros que alcanzó el gas este jueves se habría distribuido entre el precio total de la energía, una compensación mayor cuanto mayor es la necesidad de gas para completar el mix energético.

Gas más caro

Dentro de la tormenta perfecta que en los últimos meses se ha cernido sobre los precios de la luz, una mayor necesidad de gas puede tener consecuencias también ante la posibilidad, cada vez más cierta, de que Argelia suba precios al que envía a España.

La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, admitía este jueves por primera vez que es esperable una subida para el precio que se fije para el periodo de 2022 a 2026, que prevé que sea "moderada". 

Ribera se refería a la negociación en la que desde octubre del año pasado están inmersos la empresa estatal del gas de Argelia, Sonatrach, y su socio español, la compañía Naturgy con la que gestiona casi al 50% (51%-49%) el gas que llega a España por el gaseoducto del Medgaz, que conecta por Almería.

En el sector reconocen que la crisis diplomática con Argelia por el acuerdo con Marruecos sobre el Sáhara occidental "no ayuda", aunque el origen de la renegociación es algo ordinario, previsto en contratos de más largo plazo. La posibilidad de que Argelia suba el precio tiene que ver con las cifras que este está alcanzando en los mercados internacionales.

"No estamos hoy en una coyuntura donde podamos esperar una bajada del gas", advertía el lunes pasado el presidente de Naturgy, Francisco Reynés. "Hay que ver la cotización en cualquier mercado internacional, en el de Holanda ha subido un 500%. Pensar que una revisión de precios hoy de Argelia va a suponer una bajada de precio creo que es estar fuera del mundo", añadió.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento