Díaz y Garamendi se enzarzan por los límites al despido: "Si le parece bien no despedir, que monte una empresa ella"

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, saluda al presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.
Díaz saluda al presidente de la CEOE, Antonio Garamendi en una imagen de archivo
KIKO HUESCA / EFE

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, respondió este martes a las críticas del líder de la CEOE, Antonio Garamendi, que se mostró contrario a las medidas adoptadas por el Ejecutivo para dificultar los despidos debidos al encarecimiento del precio de la luz y también en las empresas que se acojan a un ERTE ocasionado por la guerra en Ucrania. En su comparecencia tras el Consejo de Ministros que dio luz verde a esta y otras medidas, Díaz recordó que la propia CEOE ya aceptó un mecanismo prácticamente idéntico en el diseño de los ERTE de la pandemia, y se mostró confiada en que Garamendi tiene "la suficiente empatía como para entender que no se puede recibir dinero público y a la vez despedir".

Con esas palabras, la vicepresidenta respondió a las declaraciones que realizó unas horas antes el presidente de la CEOE, que argumentó que "si estamos en el mundo libre", no es "muy adecuado" que las empresas no puedan despedir a sus trabajadores a causa del alza de los precios de la energía o si se acogen a un ERTE. "Si a la ministra le parece muy bien que no se pueda despedir, que monte una empresa ella y que lo haga", espetó Garamendi, que calificó de "peligroso" empezar a regular mercados que "deben ser libres", como el laboral.

Ante esas palabras, Díaz recordó que los ERTE de la pandemia ya recogían la prohibición de despedir a trabajadores para las empresas que se acogieran a uno de estos expedientes, bajo pena de tener que devolver todas las ayudas recibidas si lo hacían, exactamente el mismo sistema que se aplicará hasta junio. Y también señaló que el propio Garamendi, "en nombre de la CEOE", fue uno de los firmantes del pacto de los ERTE que incluía esta cláusula. "Seguro que tiene la suficiente empatía como para entender que no se puede recibir dinero público y a la vez despedir", deslizó la vicepresidenta.

Además, durante su intervención tras el Consejo de Ministros, Díaz se dirigió directamente a los empresarios y señaló que "en las crisis, cuando hay mecanismos de protección social, no hay que despedir". "No hay que despedir porque tenemos todos los mecanismos de protección social, los ERTE ordinarios y el Mecanismo RED, para que esto no se produzca", insistió la vicepresidenta. 

En concreto, las empresas que despidan a sus trabajadores por causas vinculadas al aumento de sus costes por la subida del precio de la energía, así como las que lo hagan habiendo recibido ayudas públicas, se verán expuestas a que un juez califique de improcedentes estos despidos. Eso las obligaría a readmitir al trabajador o a pagarle una indemnización de 33 días por año trabajado, frente a los 20 días por año de los despidos procedentes. Además, las empresas acogidas a un ERTE que despidan se verán obligadas a devolver todas las ayudas recibidas por todos los trabajadores a los que, por ejemplo, el Estado haya estado pagando el sueldo o por los que haya estado asumiendo parte del pago de sus cotizaciones sociales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento