La UE no aprueba más sanciones contra Rusia pero se conjura para evitar que Moscú eluda las que ya existen

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha comparecido en persona ante más de 100.000 simpatizantes en el estadio Luzhniki de Moscú, más otras decenas de miles en los aledaños de la instalación, para defender la invasión de Ucrania como un acto de salvación ante un genocidio en Donestk y Lugansk.
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ante más de 100.000 simpatizantes en Moscú la semana pasada.

La UE endurece sus advertencias a Vladirmir Putin sobre las consecuencias en forma de sanciones por la guerra de Ucrania pero de momento no se determina a asestar el que se considera gran golpe a la economía de Rusia, cortar las compras de gas de este país. Precisamente porque algunos Estados miembros consideran que también perjudicaría a la europea, la primera jornada de este jueves del Consejo Europeo que continúa hoy en Bruselas dejó a un lado esta medida, aunque advirtió de que la UE está preparada para acordar más sanciones y, como novedad sobre un texto previamente acordado, hará frente a los intentos de Moscú de eludir las que ya existen.

"La Unión Europea ha adoptado hasta la fecha importantes sanciones que están teniendo enormes repercusiones en Rusia y en Bielorrusia, y sigue estando dispuesta a colmar las lagunas y hacer frente a las elusiones, reales y posibles, así como a reaccionar con rapidez con más sanciones contundentes coordinadas contra Rusia y Bielorrusia con el fin de frustrar con eficacia las capacidades de Rusia para continuar la agresión" indican las conclusiones sobre Ucrania de la Cumbre de la UE.

"El Consejo Europeo pide a todos los países que se sumen a estas sanciones. Debe impedirse cualquier intento de eludir las sanciones o de ayudar a Rusia por otros medios", añade.

Dejar de comprar gas

Este ha sido finalmente el texto relativo a las sanciones entre los Veintisiete, entre quienes existen diferencias sobre cómo seguir actuando contra Putin por  medio de medidas económicas. Se reflejaron a la llegada de los jefes de Estado y Gobierno este jueves al Consejo Europeo. Los más cercanos geográficamente a Ucrania y Rusia -y por tanto, más amenazados- optaban por más dureza, incluso por que la UE deje de comprar gas ruso, del que hay países que dependen en un 100% o Alemania, del 65%.

Por ello apostaron Polonia o Estonia, mientras que el alto representante de la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, dijo que esperaba que "el Consejo Europeo provenga con la orientación política para seguir aprobando sanciones personales y sectoriales".

La primera ministra estonia, Kaja Kallas, propuso destinar lo que se gastan los países europeos a un fondo para la reconstrucción de Ucrania. Al menos de momento no será así, pero la UE ha acordado crear un "Fondo Fiduciario de Solidaridad con Ucrania" y ha invitado a sus socios internacionales a que participen en él.

"El Consejo Europeo hace un llamamiento para que se convoque oportunamente una conferencia internacional a fin de conseguir financiación en el marco de dicho fondo", dicen las conclusiones.

Frente a esta postura se ha impuesto la de los países que han estado advirtiendo de que dejar de comprar gas a Rusia dañará gravemente la economía de este país, pero también la de la UE. Este viernes, el primer ministro de Bélgica. Alexander De Croo, ha insistido en ello. "Las sanciones tienen que afectar a la economía rusa, no a la europea", ha dicho.

Para el primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, se trata también de una cuestión de modula la respuesta europea a la agresión rusa sobre Ucrania y no acudir al último recurso por si es más necesario hacerlo en el futuro. "De momento la situación no está yendo a mejor, eso está claro, pero si se imponen estas sanciones ahora, cuando la situación es un status quo, cuál será el siguiente paso", se preguntó este jueves.

Refugiados

Por otra parte, la UE de momento no irá a un reparto por cupos de refugiados ucranianos, tal y como días antes pidió Alemania, a lo que España en "solidaridad total" con ellos no se opondría 

Pero sí hace "un llamamiento a todos los Estados miembros para que redoblen sus esfuerzos con ese mismo espíritu de unidad y solidaridad" para acoger a los ucranianos como subraya que se ha estado haciendo hasta ahora. Invita a la Comisión a que tome "todas las iniciativas necesarias para facilitar estos esfuerzos" y para que "pueda movilizarse con rapidez la financiación de la UE para los refugiados y para quienes los acogen".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento