Nunca trabajaron tantas personas con discapacidad, pero su tasa de actividad es de sólo el 34%

  • Únicamente 664.000 personas con discapacidad se encuentran activas (dato de 2020).
  • Sólo una cuarta parte de empresas han incorporado al 2% de estos empleados que exige ley.
Una persona con discapacidad trabaja con su ordenador portátil.
Una persona con discapacidad trabaja con su ordenador portátil.
GTRES

Este año se cumplen cuatro décadas de la aprobación de la Ley de Integración Social del Minusválido (LISMI). Fue el 7 de abril de 1982 y la normativa contó con el respaldo de todas las fuerzas políticas y que supuso el despegue de un cambio de mentalidad, mediante el que la discapacidad dejaría de ser solo de las personas para ser también de los productos, servicios y entornos disponibles para su inclusión.

¿Cuánto han mejorado las cosas en estos 40 años? Porque sí, mejorar han mejorado... veníamos de la nada. Pero el análisis de la situación de las personas con discapacidad en su afán por incorporarse al mercado de trabajo no da para muchos aplausos.

Dos datos lo resumen. Por un lado, según Fundación Randstad, la tasa de actividad de estos trabajadores es sólo del 34%. Es decir, solo se encuentran activas 664.000. Por otro, según Fundación Adecco, apenas una cuarta parte de las empresas han incorporado al 2% de trabajadores con discapacidad que les exige la ley.

¿Cuál consideras que es el principal valor europeo que hay que defender?

Según una encuesta de esta fundación, la gran mayoría de las empresas (88,5%) considera que esa cuota de reserva es necesaria para compensar las dificultades que encuentran las personas con discapacidad en su acceso al empleo. Y sin embargo, sólo un 26,3% de las empresas ha logrado cubrir este porcentaje de contratación. En cambio, la mayoría (65%) combina la contratación directa con las medidas alternativas contempladas por la ley, mientras que un 8,7% se acoge íntegramente a las medidas alternativas.

En 2020, más de 516.000 personas con discapacidad trabajaron en España, la mayor cifra de la historia

Los números del presente, los más recientes y completos los de 2020, dicen que ese año había en España 1,93 millones de personas con discapacidad en edad de trabajar (16 a 64 años), alcanzando el 6,3% de la población total en esa franja de edad. Según Fundación Randstad, esta cifra es la más alta desde 2014 y ha tenido un crecimiento de más del 10% en el periodo comprendido entre 2014 y 2020.

A pesar de esta mejoría, es destacable que un 66% de las personas con discapacidad en edad de trabajar se encuentran inactivas (1,23 millones), siendo varias las causas que explicarían esta situación, como la incapacidad permanente (774,8 mil personas), la jubilación (294,3 mil personas), las labores del hogar (117,4 mil personas) o estar estudiando (46,6 mil personas).

Por tanto, lo primero que llama la atención es la baja participación de este colectivo en el mercado laboral. Según datos del INE, solo 664.000 personas con discapacidad se encuentran activas, es decir, tienen una tasa de actividad del 34,3%, muy alejada del 76% de las personas sin discapacidad. No obstante, el número de personas activas con discapacidad va aumentando progresivamente. En 2020 se registró un crecimiento del 4% (25.300 personas) y en el periodo 2014-2020 un 13%.

Qué frena la contratación de profesionales con discapacidad

La baja incidencia del cumplimiento de la ley a través de contratación directa tiene su origen en algunos obstáculos que dificultan a las empresas la incorporación de personas con discapacidad. Explica Fundación Adecco que si bien el 16,2% declara no encontrar ninguna barrera, un mayoritario 83,8% pone sobre la mesa algunas dificultades que frenan la incorporación de personas con discapacidad a la compañía. Muchos de estos obstáculos están fundamentados en el desconocimiento y/o ausencia de experiencias previas, que da lugar a miedos, reticencias y prejuicios.

Su tasa de paro bajó en 2020 en 1,7 puntos porcentuales respecto a 2019, alcanzando el 22,2%

El reclutamiento se alza como la principal barrera, para un 75% de las empresas, que declara no encontrar profesionales con discapacidad con un perfil que se adapte a sus vacantes. Este es, a buen seguro, el freno más objetivo y ajustado a la realidad. Hay que tener en cuenta que 8 de cada 10 compañías en España encuentra dificultades para cubrir sus posiciones, debido esencialmente a la desconexión entre el sistema educativo y el modelo empresarial; una realidad que se agudiza en el caso de los profesionales con discapacidad.

Nunca trabajaron tantas personas con discapacidad

En opinión de Fundación Randstad, para el empleo de las personas con discapacidad, 2020 ha sido un buen año y ello a pesar de la crisis económica y laboral provocada por el Covid-19. Se ha superado el medio millón de ocupados con discapacidad en dicho año. Los 516.000 es la mayor cifra desde 2014 y nunca en España han trabajado tantas personas con discapacidad como en 2020. Este buen comportamiento del empleo ha propiciado una tasa de empleo del 26,7% (0,8 puntos superior a la de 2019).

De la misma manera que el empleo, el número de parados con discapacidad se ha reducido en un 3,3% y en 2020 hubo sólo 147.600 personas en situación de desempleo. Este descenso en los parados sitúa la tasa de paro en el 22,2% (1,7 puntos porcentuales menos que en 2019).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento