El PSOE descarta facilitar la investidura de Mañueco para evitar la entrada de Vox en el Gobierno de Castilla y León

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, y Adriana Lastra, vicesecretaria general.
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, y Adriana Lastra, vicesecretaria general.
Eva Ercolanese
Los dos pierden: Sánchez se debilita y Casado consolida la pujanza de Vox.
Atlas

El PSOE cierra la puerta a Alfonso Fernández Mañueco pese a la posibilidad real de que Vox entre en el Ejecutivo de Castilla y León. Los socialistas rechazan abstenerse para facilitar la investidura del ganador de las elecciones de este domingo, pese a que algunas voces de la formación así lo han trasladado. Es el caso de Óscar Puente, alcalde de Valladolid y hombre fuerte del PSOE de Castilla y León, quien ha pedido dicha abstención por "coherencia".

No obstante, en la Ejecutiva del PSOE en la que se han estudiado los resultados cosechados ayer -perdieron siete escaños y casi 118.000 votos- ni se ha estudiado esa posibilidad, según ha afirmado el portavoz socialista, Felipe Sicilia. En una rueda de prensa, ha añadido que la postura de los socialistas es "clara": "La pregunta sobre el apoyo a un Gobierno del PP la ha respondido el propio PP, que dice que no tiene problema en entenderse con Vox".

En este sentido, Sicilia ha descartado que sea el PSOE el “responsable” de que Vox entre por primera vez en un ejecutivo autonómico y ha asegurado que su partido “está dispuesto a hablar”, pero no a “apoyar un Gobierno manchado por la corrupción”, en referencia a varias causas judiciales a las que se deberá enfrentar el PP de Castilla y León en los próximos meses. Además, el portavoz ha insistido una y otra vez en que, a su juicio, han sido los 'populares' quienes "se han buscado esta situación". “Las elecciones fueron convocadas de manera interesada por el PP, que quería tener una mayoría absoluta y reforzar el liderazgo de [Pablo] Casado”, ha señalado Sicilia, que a renglón seguido ha afirmado que “no han conseguido ni lo uno ni lo otro”.

El abierto rechazo del PSOE a abstenerse para facilitar la gobernabilidad sin Vox en Castilla y León ha llegado después de que fuera un miembro del propio partido quien introdujese la idea. Óscar Puente, alcalde de Valladolid, se había mostrado horas antes  "partidario" de una "abstención del PSOE" para "permitir que el PP pueda gobernar en la Junta de Castilla y León sin que necesite contar con Vox". Lo considera, añadió, "coherente" con lo que defiende su partido. Eso sí, el alcalde ha dejado claro que su posición era "a título personal", algo que más tarde han remarcado fuentes socialistas.

Poca autocrítica del PSOE

Con todo, la lectura que hacen los socialistas de los comicios celebrados el domingo no es del todo mala. Como ya hiciera Lastra anoche, Sicilia ha vuelto este lunes a culpar a la fragmentación del voto con candidaturas locales. “No podemos estar satisfechos con los resultados, pero tampoco ha sido una debacle como algunos esperaban”, ha señalado Sicilia. El portavoz ha recordado que el PSOE obtuvo un 30% de los votos, un porcentaje similar a 2019 cuando, eso sí, fueron la primera fuerza política de la autonomía. “A esto hay que añadir los dos años de pandemia y el surgimiento de plataformas locales, que sí nos ha perjudicado”, ha continuado.

Eso sí, rápidamente ha vuelto a poner el foco en el resultado de los populares, que pese a ganar dos diputados y volver a ser la fuerza política con más representación, “han sacado su peor resultado histórico, dejándose 55.000 votos y solo a 16.000 del PSOE”. Cabe destacar que ‘populares’ y socialistas ganaron en el mismo número de provincias: León, Valladolid, Palencia y Burgos fueron para el PSOE y Zamora, Salamanca, Ávila y Segovia, para el PP. En la novena circunscripción, Soria, la irrupción de la plataforma Soria Ya afectó en gran medida al PSOE, que pasó de ser primera fuerza en la provincia en 2019 con 40% de los votos a ser la tercera y obtener un 18%.

Resultados por provincias

Mostrar comentarios

Códigos Descuento