ERC y Bildu acusan a Díaz de "ceder" a la "presión" patronal pero descartan retirar su apoyo parlamentario al Gobierno

  • Rufián insiste en sus críticas: "Que esta reforma le guste a la CEOE, a la FAES, al Santander o a Cs" no es "casualidad".
  • Los nacionalistas acotan este desencuentro y aseguran que no busca "debilitar al Gobierno ni hacer caer el bloque de investidura".
El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, pasa frente a Yolanda Díaz en el Congreso.
El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, pasa frente a Yolanda Díaz en el Congreso.
EFE

La alianza del Gobierno con ERC y EH Bildu -y el PNV, en menor medida- queda tocada, aunque no hundida. Este jueves, las tres formaciones nacionalistas han defendido ante el pleno del Congreso su decisión de votar en contra de la convalidación de la reforma laboral asegurando, en el caso de ERC y Bildu, que el texto acordado "responde a las presiones de la CEOE y los hombres de negro" y que es el que "hubiera aprobado Albert Rivera si fuera vicepresidente". No obstante, tanto los independentistas catalanes como las dos formaciones vascas han hecho hincapié en que esta fractura del bloque que apoya al Ejecutivo no tiene por qué ser más que un tropiezo en su relación. "Toca rehacer el bloque de investidura", ha planteado gráficamente el portavoz de EH Bildu, Oskar Matute.

Las intervenciones de ERC, PNV y EH Bildu en el debate de este jueves se han producido después de que la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, presentase la reforma laboral con un discurso muy duro en el que cargó contra la negativa de los independentistas a apoyar la reforma laboral. En respuesta, el portavoz de los republicanos, Gabriel Rufián, ha criticado los apoyos que recibirá el texto, que saldrá adelante con el voto favorable varios partidos de derechas. "Que esta reforma laboral le guste a la CEOE", así como "a la FAES, al Banco Santander o a Cs" no es "casualidad", ha denunciado.

"ERC no está hoy pidiendo al Gobierno que cumpla con las promesas y el programa de ERC, simplemente le está pidiendo que cumpla con sus propias promesas y su propio programa", ha espetado igualmente el portavoz republicano ante la atenta mirada de Díaz, a quien ha acusado sin nombrarla de no haber puesto en marcha "un proceso de negociación" real, sino "de presión y de negación". "ERC no funciona bajo amenazas, y aquí la posición inexplicable no es la nuestra", sino la de un Ejecutivo que "no ha querido recuperar una indemnización justa frente a despidos injustos".

Rufián también ha criticado que el Gobierno se haya negado a negociar ningún cambio en la reforma laboral y únicamente haya planteado modificaciones en leyes laborales futuras con el argumento de que no podía tocarse el pacto con patronal y sindicatos. "Nosotros respetamos enormemente a los agentes sociales, pero las leyes se hacen en el Congreso, guste más o menos", ha recordado el portavoz, que ha asegurado que "cuando tú vienes aquí diciendo que esto es lo que hay, crees que el Congreso es un notario que sella acuerdos que vienen de fuera" y no la sede de la soberanía popular.

"Mañana habrá que seguir hablando"

En la misma línea se expresó el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, que aseguró que a su grupo le "gustan los consensos, pero los consensos no se imponen, y menos en los parlamentos democráticos". "Cuando la patronal dijo que no aceptaría cambiar ni una coma del acuerdo fue un chantaje intolerable a los representantes de la ciudadanía, pero es que enseguida se sumaron ministros socialistas, y luego el propio presidente del Gobierno", denunció Esteban, que calificó esa actitud como "el colmo del antiparlamentarismo". Y, por su parte, Oskar Matute, denunció que ha habido "presiones" que han estado "por encima de los compromisos con la clase trabajadora", pese a que EH Bildu no estaba haciendo "una propuesta de máximos, la socialización de los medios de producción".

En cualquier caso, y pese al duro enfrentamiento de este jueves, Rufián fue muy claro al asegurar que "hoy no se acaba el mundo". "Algunos se creen que hoy se termina el mundo, pero mañana tendremos que seguir hablando, porque somos muy conscientes de cuál es la alternativa" a un Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, sostuvo el portavoz de ERC. Y en el mismo sentido se pronunciaron Esteban, que afeó al Ejecutivo que pacte con formaciones que quieren "cargarse" al propio Gobierno, y Matute, que insistió en que su voto en contra de la reforma laboral no busca "debilitar al Gobierno ni hacer caer el bloque de investidura". "Tocará rehacerlo, vamos a trabajar para ello y, si es por nosotros, no pasarán", sostuvo el portavoz.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento